Han pasado veinte años desde que el puesto de salud del barrio Colón, ubicado en la comuna 8, contaba con una sola planta en su estructura. Segundo Ayerbe, actual presidente de la asociación de usuarios, recuerda que fue entonces cuando se
involucró en la constitución de un escenario de diálogo como representante de la comunidad, participando de reuniones junto a funcionarios que en aquel entonces pertenecían a la Secretaría de Salud de Pasto, con el objetivo de buscar la mejora en la atención en Salud de los usuarios/as.

En la actualidad dicho escenario se ha expandido y transformado gracias a la participación voluntaria y el interés por el bienestar colectivo de la comunidad. Una asociación de usuarios es una agrupación de personas que hacen parte del régimen contributivo y subsidiado, que tiene unas funciones para trabajar en pro de representar a los usuarios en cada una de las IPS para garantizar los derechos y deberes que tienen dentro del sistema de seguridad social en salud. “Estamos para aprender y poder enseñar”, manifiesta Yani Chauzá Pérez, quien de manera voluntaria dona parte de su tiempo para promover y participar en diferentes actividades, “aquí aprendemos y luego enseñamos sobre la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad. Hablamos por aquellos que no tienen voz y nos necesitan”, explicó.

Foto: De izquierda a derecha Nelcy Ibarra, Coordinadora del programa de atención al usuario de Pasto Salud E.S.E.,acompañada de Segundo Ayerbe presidente de la Asociación de Usuarios del Barrio San Vicente, Mercedes Tumal,Yani Chauza, Blanca Meza, Miriam Obando y Yeni Ruiz, quienes hacen parte de la misma asociación.

“A nosotros nos nace ser líderes, nos gusta trabajar por la comunidad. También sabemos que no somos eternos, por lo tanto hacemos una invitación para que la juventud nos reemplace. Qué bueno sería que los jóvenes hagan parte de las asociaciones de usuarios porque ellos tienen nuevas visiones, nuevas proyecciones, para que hablen por los que no tienen voz, que se animen y se vinculen, integrando estas visiones y esfuerzos colectivos en pro de la salud y la vida. Queremos que se unan a esta causa para mirar el futuro con esperanza”, manifestó Segundo Ayerbe presidente de la Asociación de Usuarios del Barrio San Vicente.

En consonancia con el valor de sensibilidad social y en direc ción a sus políticas de humanización, Pasto Salud E.S.E da cumplimiento al decreto 1757 del 1994,
expedido por el Ministerio de Salud y Protección Social, el cual establece las formas de participación social. Lo anterior, a partir de la continua capacitación de las asociaciones, el diálogo directo entre los usuarios y la invitación permanente a los actores sociales a hacer parte de dichos grupos. Para Nelcy Ibarra Álvarez, Coordinadora del Programa de Atención al Usuario, es gratificante encontrar personas que se preocupen porque los usuarios sean atendidos de forma humana, con calidad y que trabajen por ello, “cuando las personas se empoderan de la salud van a promover acciones para el mejoramiento de sus condiciones de vida, para velar por la calidad del servicio y promover los Derechos y Deberes de los usuarios”, indicó Ibarra Álvarez.

Algunas de las funciones que realizan por amor a la comunidad este grupo de mujeres y hombres que hacen parte de las asociaciones de usuarios/as en cada una de las 22 IPS, corresponden a la orientación que brindan en torno a diversos procedimientos, tales como apoyar a esclarecer rutas de atención, velar porque las personas ejerzan sus derechos y cumplan sus deberes, ser veedores de la atención con calidad humana y ser canales de interacción a través del buzón de sugerencias, que funciona como herramienta de mediación entre las necesidades de las comunidades y los servicios que presta la IPS. En el buzón de sugerencias los usuarios/as tienen la oportunidad de exponer sus peticiones, quejas, reclamos y felicitaciones.

La labor de las asociaciones se proyecta más allá de la estructura física de la IPS y se desplaza hacia las comunidades. Los voceros comparten con la gente de sus barrios y comunas lo aprendido una vez se capacitan, trasmitiendo con convicción que los estilos y hábitos de vida saludables, son acciones orientadas a la mejora en las condiciones de vida tanto de individuos, como de sus familias. De esta manera, iniciativas y labores de este tipo crean bienestar y sabiduría cuando se tiene en cuenta el trabajo y la participación activa de todos los miembros de la comunidad. Para Mercedes Tumal, quien hace parte de la asociación de usuarios del barrio San Vicente “los programas de prevención mejoran la salud, y eso es muy importante divulgarlo porque así la gente solo acude al centro de salud en casos extremos.