¿Y QUÉ TAL SI MIENTRAS DUERMES SUEÑAS CON PASTO?

Varios colores en trazos con movimiento que simulan fiesta y una siluetas de hombres y mujeres en algarabía, todo sobre un fondo negro, representa el nombre de la habitación que resalta en letras blancas: Carnaval de Negros y Blancos. La sola puerta hace intuir una experiencia distinta. Varios colores en trazos con movimiento que simulan fiesta y unas siluetasdfs de hombres y mujeres en algarabía, todo sobre un fondo negro, representa el nombre de la habitación que resalta en letras blancas: Carnaval de Negros y Blancos. La sola puerta hace intuir una experiencia distinta.

Cuando se abre, es la arquitectura del lugar la que evoca el espíritu del Carnaval, fiesta magna de Pasto. Son el negro y el blanco los que predominan en la habitación, en contraste con los colores de figuras en miniatura que recrea las cabezas gigantes que hacen parte de las carrozas elaboradas por los artesanos. Cuando se abre, es la arquitectura del lugar la que evoca el espíritu del Carnaval, fiesta magna de Pasto. Son el negro y el blanco los que predominan en la habitación, en contraste con los colores de figuras en miniatura que recrean las cabezas gigantes que hacen parte de las carrozas elaboradas por los artesanos.

Es vivir Pasto, desde una de sus expresiones más representativas con la explicación del Carnaval también grabada en la puerta de la 101: declarada por la Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.Es vivir Pasto, desde una de sus expresiones más representativas con la explicación del Carnaval también grabada en la puerta de la 101: declarada por la Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial      de la Humanidad.

El 5 y 6 de enero dan paso a las otras ocho habitaciones; cada una, con puertas tan llamativas como la del sombrero, mostacho y corbatín perfilados a través de líneas para simbolizar a Pericles Carnaval, personaje que da inicio, por decreto, a las fiestas de Pasto. Una habitación que juega entre los colores oscuros de un año viejo que se va y un vivaz amarillo en las luces y decoración, que avisan la llegada de la alegría del Carnaval en el primer mes del nuevo año.El 5 y 6 de enero dan paso a las otras ocho habitaciones; cada una, con puertas tan llamativas como la del sombrero, mostacho y corbatín perfilados a través de líneas para simbolizar a Pericles Carnaval, personaje que da inicio, por decreto, a las fiestas de Pasto. Una habitación que juega entre los colores oscuros de un año viejo que se va y un vivaz amarillo en las luces y decoración, que avisan la llegada de la alegría del Carnaval en el primer mes del nuevo año.

Este es el ambiente en "Villaviciosa"; el ambiente que quiere contagiar a quienes visitan la ciudad, provenientes de otras partes del país y del mundo. Y cómo no lograrlo si el mismo nombre de este hotel está íntimamente ligado a la esencia de una ciudad que fue bautizada así en el año de 1537.Este es el ambiente en "Villaviciosa"; el ambiente que quiere contagiar a quienes visitan la ciudad, provenientes de otras partes del país y del mundo. Y cómo no lograrlo si el mismo nombre de este hotel está íntimamente ligado a la esencia de una ciudad que fue bautizada así en el año de 1537.

“Una de las primeras preguntas que nos hacen los huéspedes es por qué el hotel se llama así. Ese es un buen comienzo para hablar de la ciudad, pues nos recuerda un poco de historia para luego contar nuestras tradiciones a partir de cada detalle que aquí se puede observar ”, indica Alan Albornoz Romo, Director del Hotel.“Una de las primeras preguntas que nos hacen los huéspedes es por qué el hotel se llama así. Ese es un buen comienzo para hablar de la ciudad, pues nos recuerda un poco de historia para luego contar nuestras tradiciones a partir de cada detalle que aquí se puede observar ”, indica Alan Albornoz Romo, Director del Hotel.

En los años de 1.500, "Villaviciosa" significa tierra pródiga en los campos, adjetivo simple para esta zona del sur y que un grupo de empresarios retomó en pleno siglo XXI para llamar así a un hotel que pensaron desde un concepto y modelo de negocio diferente : movimientos un homenaje a la ciudad de Pasto y despertar emociones en torno a su identidad y cultura contada en cada rincón.En los años de 1.500, "Villaviciosa" significa tierra pródiga en los campos, adjetivo simple para esta zona del sur y que un grupo de empresarios retomó en pleno siglo XXI para llamar así a un hotel que pensaron desde un concepto y modelo de negocio diferente : movimientos un homenaje a la ciudad de Pasto y despertar emociones en torno a su identidad y cultura contada en cada rincón.

Los personajes históricos y vivos son el pretexto para comenzar los relatos de la ciudad, como “El Cachirí”, un Director de la Cárcel de Pasto que, un seis de enero, pasado de copas, abrió las puertas del reclusorio para que los presos celebran personalmente El Carnaval en las calles. Al día siguiente, la responsabilidad de los cautivos asombró a todos. Regresaron para reclutarse y responderle a la justicia. El chispazo de los alegres presidiarios se cuenta en la 102.Los personajes históricos y vivos son el pretexto para comenzar los relatos de la ciudad, como “El Cachirí”, un Director de la Cárcel de Pasto que, un seis de enero, pasado de copas, abrió las puertas del reclusorio para que los presos celebran personalmente El Carnaval en las calles. Al día siguiente, la responsabilidad de los cautivos asombró a todos. Regresaron para reclutarse y responderle a la justicia. El chispazo de los alegres presidiarios se cuenta en la 102.

Entre los personajes vivos, las estrellas representadas en hermosas baldosas hidráulicas en la terraza de "Villaviciosa", les confirman a los huéspedes que uno de los mejores astrónomos de talla mundial es pastuso. El café bar “Alberto Quijano Vodniza”, le rinde homenaje a este ilustre paisano.Entre los personajes vivos, las estrellas representadas en hermosas baldosas hidráulicas en la terraza de "Villaviciosa", les confirman a los huéspedes que uno de los mejores astrónomos de talla mundial es pastuso. El café bar “Alberto Quijano Vodniza”, le rinde homenaje a este ilustre paisano.

Alan explica que este es un hotel boutique por características tan peculiares como estas y por ofrecer una atención personalizada al punto de conocer a los clientes frecuentes y saber qué servicios les satisfacen. “Nuestros huéspedes no son un número, son personas a quienes tratamos de la manera más cariñosa y afectiva; conocemos sus gustos y les brindamos lo mejor ”.Alan explica que este es un hotel boutique por características tan peculiares como estas y por ofrecer una atención personalizada al punto de conocer a los clientes frecuentes y saber qué servicios les satisfacen. “Nuestros huéspedes no son un número, son personas a quienes tratamos de la manera más cariñosa y afectiva; conocemos sus gustos y les brindamos                 lo mejor ”.

Los sabores de Pasto en “Villaviciosa”

Como parte del concepto, se suman los sabores de Pasto. Para conocer a la “Villaviciosa” desde sus orígenes, qué mejor que hacerlo a través del paladar. “Café Don Alfredo” es un espacio más del Hotel que desde su nombre conecta, a quienes lo frecuentan, con las tradiciones del departamento de Nariño. “Don Alfredo” es el fundador de una de las empresas procesadoras y comercializadoras de café más importantes del sur occidente del país: Morasurco Café Puro.

Para Geraldine Acosta, una de las fundadoras de este singular sitio, ha sido prioritario pensar el café muy ligado con lo autóctono del sur.

“Ofrecemos café ciento por ciento nariñense en honor a nuestra tierra. Las variedades van desde el más tradicional hasta el tinto que preparamos con anís, clavos de olor, canela y que muchos piden, incluso, con aguardiente”. Son esas innovaciones a la gastronomía culturalmente arraigada, las que destaca Geraldine, como la originalidad de un café que se destaca por su aroma y excelso sabor.

Los quimbolitos, por ejemplo, pasteles de harina de maíz muy originarios de Pasto, se ofrecen rellenos de mora, chocolate o arequipe. Igualmente, las empanadas de añejo, más allá del guiso que las caracteriza, se hacen rellenas de ingredientes tan impensables como los del frito pastuso. “Han sido un hit. Las preparamos con frito, puré de papa pastusa y salsa de maní. Es el plato de frito pastuso en una empanada”.

Y si esta es un hit, la empanada “Desde el mar hasta el Galeras”, verso con el que inicia el himno de Nariño, se ganó hasta un concurso. El año pasado fue declarada por “Pasto Gastrodiversa” como la mejor empanada de añejo entre varios platos en competencia. “Es un homenaje al pacífico nariñense. Está rellena de camarones, calamares, plátano maduro y el hogao que es algo muy nuestro, hecho en una reducción de chicha”, explica orgullosa Geraldine.

Así son los días y las noches en “Villaviciosa”; una entremezcla de experiencias que atrapa todos los sentidos. Un año y algo más, desde diciembre de 2019, con viajeros que llegan y se van con la añoranza de un Pasto que se siente en todas partes y se transmite en la atención misma a los huéspedes; cercana y espontánea.

Tan evocador es cada rincón que cuando la noche cae en “Villaviciosa”, con una pregunta incitadora se le puede provocar al visitante: ¿y qué tal si mientras duermes, sueñas con Pasto?