“Este verde poema, hoja por hoja, lo mece un viento fértil, suroeste; este poema es un país que sueña, nube de luz y brisa de hojas verdes...”    (fragmento poema de Aurelio Arturo)

Nariño, tierra de multicolores paisajes densos que describen en su forma única la más bella atractividad del sur Colombiano.Sin duda, el paisaje nariñense es un tema que apasiona a todos aquellos que respiran la naturaleza en cada maravilla pintoresca de tono verde. Aurelio Arturo, poeta nariñense, lo describió como el “verde de todos los colores”, representación literal que hace que la imaginación se atreva a recrear. En este escenario las reservas naturales son consideradas como espacios que se crean con el objetivo de proteger los ecosistemas, resaltando en cada muestra la singularidad de estos retratos naturales.

El Departamento de Nariño se puede definir como una región que posee espléndidas riquezas naturales descritas por su diversidad de norte a sur. Según el Sistema de Áreas Protegidas en Nariño se restacan: Reserva natural El Azufral (sobre la cordillera occidental), Reserva natural La Planada (corregimiento de Chucunés del Municipio de Ricaurte), Reserva natural del Río Ñambi (entre los poblados de Altaquer y Junin sobre la carretera Pasto – Tumaco, Municipio de Barbacoas), Reserva natural municipal El Estero (corregimiento del Encano, en la vereda el Estero, al oriente del Municipio de Pasto), Reserva natural Alto Dalmacia (Localizada en el Municipio del San Lorenzo, en la zona norte del Departamento de Nariño) y las Reservas de la sociedad civil. En total son existen unas cuarenta reservas naturales de la sociedad civil, las cuales ocupan un área de 1.600 hectáreas y están localizadas alrededor de la laguna de La Cocha, corregimiento del Encano y Municipio de Pasto El interés de Voces de Ñariño es recalcar está diversidad que nos hace únicos, por lo tanto, en cada edición impresa se encontrará un retazó de ese extenso azul y verde del sur de Colombia. Nariño les abre este escenario para conocer más a fondo la riqueza verde.

El lienzo se abre, con una extensión de 60 Km de playa, al norte del Departamento Nariño, en la zona costera del Pacífico, El Parque Nacional Natural Sanquianga, con su diversidad física entrelazados por manglares se convierte en un lugar propicio para la anidación de tortugas caguama, una perla verde del pacífico, que está en vía de extinción. Al interior del parque se encuentran especies que se alimentan del espacio que es debidamente protegido en esta cuna ecológica, animal tales como, osos perezosos, babillas, iguanas y roedores.

El lienzo se abre, con una extensión de 60 Km de playa, al norte del Departamento Nariño, en la zona costera del Pacífico, El Parque Nacional Natural Sanquianga, con su diversidad física entrelazados por manglares se convierte en un lugar propicio para la anidación de tortugas caguama, una perla verde del pacífico, que está en vía de extinción. Al interior del parque se encuentran especies que se alimentan del espacio que es debidamente protegido en esta cuna ecológica, animal tales como, osos perezosos, babillas, iguanas y roedores.

A 27 kilómetros de la ciudad de Pasto nos topamos con el imponente Santuario de Flora, Isla la Corota, retazo verde de 8 hectáreas, ubicada a 2.830 m.s.n.m. El denso paisaje da la bienvenida con el sendero verde a esta experiencia única de plantas heterogéneas como el motilón dulce, arrayán, encismo, cenchos, fragua, anturios, orquídeas, helechos y siete cueros. A través del mirador se observa una panorámica de La Cocha que traduce en Quechua, laguna.

Una vez más es protagonista de nuestra riqueza natural el majestuoso Volcán, que reviste al Santuario de flora y fauna Volcán Galeras, con una extensión de 7.615 hectáreas a una altura de 4.276 m.s.n.m. Su belleza se describe por más de 120 ríos y 4 lagunas, 95 especies de aves, mariposas, venados, zorros, ardillas y cusumbos.

A 40 kilómetros de la ciudad, en el municipio de de Imués, se encuentra la reserva Natural Guayacanes de Llano Verde, espacio que se caracteriza por la multiplicidad
de bosques antiguos de guayacán, un árbol protegido. Además, se reviste de especies vegetales nativas como el cucharo, myrcine, pichuelo, aliso, chilco colorado, bromelias y pastos naturales que lo disfrutan en su inmensidad los armadillos, zorrillos, chucures, gallinazos, gavilanes, lechuzas, tórtolas, golondrinas, entre otras especies.

Por instinto, el ser humano se debe a ella, él tiene el poder de hacer estos espacios el más bello regalo que le deja a la descendencia de vida, que no sólo es la experiencia, sino la cultura de la conservación que pide a gritos ayuda.