De izquierda a derecha, Jaime Eduardo López, Amparo Zumaeta, Tatiana Ogliastri (esposa), Gautier Mignot (Sr. Embajador de Francia en Colombia, Manuela, hija del embajador y Andrés A. Lopez, Foto: Cortesía Hotel Casa López.

El embajador de Francia Gautier Mignot fue invitado por la alcaldía de la ciudad de Pasto para que por primera vez fuese testigo de la fiesta insigne orgullo de la región y el país. Por su parte, el embajador de China Li Nianping, llegó gracias a la Asociación Colombo-China, que desde hace varios años busca promover el intercambio cultural entre los dos países, según lo manifestó el propio diplomático.

Embajador de China Li Nianping, en compañía de su esposa y una comitiva de la Asociación Colombo-China, visitando el Santuario de Las Lajas 

¿Cuál es la impresión que le deja este evento?

Li Nianping: La cultura de Pasto tiene fama mundial precisamente por este, el Carnaval de Negros y Blancos. Ahora que he podido vivirlo puedo decir que es mucho mejor de lo que imaginaba, las elaboraciones, lo artístico que se ve aquí es increíble, no se puede describir con palabras.

Gautier Mignot: Una de las cosas que más me impactó fue el tamaño y detalles de las carrozas, es realmente impresionante cómo han llegado a elaborar esas gigantescas estructuras con tanta perfección. En Francia se realiza el Carnaval de Niza, pero es muy diferente, no solo por los tamaños sino por la temática, aquí es muy de la cultura local y ancestral, se resaltan mucho las especies de la zona andina, los ancestros indígenas, los bailes e indumentarias propias de Nariño, es algo único.

Además de lo anterior, ¿Qué resaltaría del desfile?

Li Nianping: El desfile dejó una impresión profunda e inolvidable para mi vida,
porque estuvimos con mi familia aquí y pudimos darnos cuenta que no se trata solo del Carnaval, sino de la actitud de la gente, eso lo hace aún más impresionante.

Gautier Mignot: Creo que es la unión que se logra con él, la gente en las calles evidencian en sus expresiones que sienten orgullo de su identidad, de pertenecer a todo eso que se resalta en los días del carnaval, todos gritan: ¡Viva Pasto! Y es como si todos se conocieran.

¿Tuvo oportunidad de participar en alguna otra actividad?

Li Nianping: Estuve Ipiales para conocer el Santuario de Las Lajas, que también es muy nombrado a nivel mundial. Como era el día de los negros, la gente te pinta la cara y aprovechamos para ir al santuario donde quedamos gratamente impresionados; el hecho de que construyeran un edificio de ese tipo en un abismo es un milagro, es un lugar para venir a visitar y conocer.

Gautier Mignot: En una actividad específica no, pero si vi en las calles muchas muestras de lo que hacen y estuve en un sitio comiendo con mi familia, yo ya había probado el cuy hace un tiempo, y esta vez probamos el frito y otras muestras de la gastronomía que me gustaron mucho a pesar de que el sazón es muy diferente al de Francia. También tuve oportunidad de ir a un local y adquirir varias piezas de barniz como recuerdo de esa bonita técnica artesanal de aquí.

Ambos dignatarios coincidieron en que es una celebración que vale la pena promover en sus países, porque aunque la gente escucha, lee y ve fotografías, el Carnaval solo se puede apreciar cuando se participa en él, cuando se tiene oportunidad de compartir con la gente y entender el porqué de las muestras artísticas, así como el trasfondo cultural de la fiesta magna del Carnaval de Negros y Blancos que cada año se celebra en la Capital del Sur de Colombia.

Foto: Javier Vallejo Díaz