Con 134 años de historia, la Fundación Hospital San Pedro  ha logrado grabar su nombre en la historia de Pasto, de  Nariño, y de Colombia.

Por: Enma Guerra Nieto

Dra Enma Guerra Nieto, Ex gerente Fundación Hospital San Pedro.

Hoy se cumple el sueño de una visión estratégica de hace muchos años, que inició con el liderazgo compartido y el convencimiento de que el capital humano es el activo más importante de una empresa y que los principios y  valores cimentados en la caridad, humanización,  espiritualidad y lealtad, son los pilares que hacen  que lo imposible sea posible, que lo difícil sea  más fácil.

En una región abatida por la violencia, el narcotráfico y procesos migratorios incontrolables,  la Fundación Hospital San Pedro, y todos quienes trabajan y han trabajado allí, demuestran  que la fuerza de la fe, el conocimiento, la persistencia y el sacrificio, logran que confluyan en un  todo los esfuerzos individuales para obtener un bien colectivo.

Este logro de la acreditación  en calidad, es el premio a  la perseverancia, al trabajo  en equipo, a la pasión  incansable de todos los que  hacemos parte de la historia  de esta institución

Este trabajo lleno de afectividad, efectividad y compromiso, garantiza que hoy seamos un poco mejores  que ayer y que mañana seamos mejores que hoy.  Este logro de la acreditación en calidad, es el premio  a la perseverancia, al trabajo en equipo, a la pasión  incansable de todos los que hacemos parte de la historia de esta institución.  

Los nariñenses compartimos un sentimiento de  gratitud, de felicidad sincera, pues este es el reconocimiento no solo a la calidad humana y profesional,  también al valor de grandes luchas, a la unión de fuerzas, a las puestas en pie luego de las caídas. Estamos  convencidos de la solidez de lo alcanzado: una verdadera trasformación cultural para brindar seguridad, humanización, compromiso, honestidad y amor, mucho  amor en la prestación del servicio.

A la comunidad, nuestra razón de ser, debemos extender un agradecimiento por ese gran afecto que demuestra con frecuencia, a su sentido de pertenencia.  Cierro este mensaje con un sentido “gracias” a Monseñor Enrique Prado Bolaños, a las diferentes juntas  directivas, al Dr. Óscar Mosquera y todo su equipo  directivo, al grupo asesor, al cuerpo médico, paramédico y administrativos, a la organización sindical, a  todos ¡gracias! por soñar juntos, por volar solos, y por  cumplir con las metas que la región merece, y como  dice el himno del Hospital en una de sus estrofas:  “El futuro se aviene brillante de servicio, eficiencia y  gestión, fundación hospital adelante, de este lar serás  siempre el bastión”.

Amplias zonas verdes que respetan el medio ambiente es otra de las características de las nuevas instalaciones.