El pasado 02 de junio el gobierno nacional, a solicitud de la gobernación de Nariño,  instaló un Puesto de Mando Unificado en Tumaco para atender la emergencia causada  por el Covid-19 ¿Qué significa esto para el municipio que se ha convertido en foco de  contagio en el departamento?

El municipio de Tumaco y todas las poblaciones de la  costa Pacífica nariñense  han pasado a ser prioridad para el  gobierno departamental y nacional  debido a la emergencia por la diseminación del virus del Covid-19, ya  que es en Tumaco donde se concentra más del 60% de los casos  de todo el departamento, y hay una  preocupante relación uno a uno entre fallecidos y recuperados.  

Por esta razón, el gobernador  John Rojas solicitó la instalación allí  de un Puesto de Mando Unificado  (PMU), organización de carácter  temporal que facilita la coordinación  interinstitucional para reponder ante  emergencias, y que permite “Articular acciones contundentes tanto en  el sector salud, como en el sector  social y económico que permitan  superar esta crisis”, según indicó.

Nueve ventiladores quirúrgicos,  5,2 toneladas de ayuda humanitaria,  una carpa de 300 metros cuadrados  (para el aislamiento de pacientes  Covid en el Hospital San Andrés de  Tumaco), la asignación de 569 millones de pesos para desatrasar el  pago de personal de la salud, y una  ambulancia medicalizada, fueron algunos de los recursos que llegaron  con la instalación del PMU el 02 de  junio, en un evento encabezado por  la vicepresidente de la República,  Martha Lucía Ramírez.

Por su parte, la alcaldesa de  Tumaco, María Emilsen Angulo,  propuso en su intervención trabajar más en la concientización de la  comunidad, pasando de la represión a la motivación, especialmente  entre la población joven, además  de resaltar la necesidad de crear  zonas wi-fi gratuitas para que los  estudiantes puedan continuar con  su educación.

El sector empresarial del municipio ya había hecho un importante  aporte para enfrentar la crisis, donando al Hospital San Andrés de  Tumaco 40 camas para Covid, un  equipo de rayos X portátil y elementos de bioseguridad, así como la  instalación de una red de gases medicinales de 3200 galones de Oxígeno  mensual y la logística y transporte de  todo lo donado, lo que en total asciende  a un costo aproximado de 800 millones  de pesos, según indicó Sayda Mosquera Patterson, directora ejecutiva de la  Cámara de Comercio de esta ciudad.

El procesamiento de muestras para  la entrega oportuna de resultados también ha sido una de las principales  dificultades que han afrontado las entidades de salud en el departamento.  El Instituto Departamental de Salud de  Nariño -uno de los actores del PMU-, en  la búsqueda de mejorar este aspecto,  gestionó con la Universidad del Rosario  y la Universidad Nacional, cupos para  el procesamiento de las muestras de  la costa Pacífica nariñense, y simultá- neamente, ha estado apoyando a otros  laboratorios como los de Clinizad, y del  Hospital San Pedro, para que puedan  iniciar a procesar muestras, y mejorar  la oportunidad del diagnóstico. “Hasta el momento hemos procesado 100  muestras diarias, con la OPS conseguimos la donación de una cabina de bioseguridad para incrementar la agilidad,  estamos articulando también para conseguir otros equipos que nos permitan  incrementar pasar a procesar 120 y seguir incrementando”, afirmó Diana Paola, Rosero, directora del Instituto Departamental de Salud de Nariño (IDSN).

“En Tumaco se concentran más del 60%  de los casos de todo  el departamento, y  hay una preocupante  relación uno a uno  entre fallecidos y recuperados”

Otra de las labores de la organización interinstitucional, es fortalecer la  vigilancia epidemiológica dentro del municipio, por lo que se realizó una reunión entre el IDSN, líderes comunitarios  y la OPS (Organización Panamericana  de la Salud), para generar una estrategia comunitaria “Agentes Comunitarios  en Salud”.

Por su parte, el gerente Covid de  Nariño, Mario Benavides, aunque considera que el PMU llega con retraso (ya  que desde el principio de la pandemia  se observó en esta ciudad costera el no  acatamiento de las medidas de confinamiento, de uso de tapabocas, o de  evitar las aglomeraciones), lo importante es que se tomen acciones de manera inmediata para implementar un plan  de choque que permita a los diferentes  actores, intervenir de manera interinstitucional e intersectorial para informar y  controlar el acatamiento de protocolos y  medidas tendientes a minimizar el riesgo de contagio. También resaltó la importancia de concientizar a la población  para que tome acciones de autocuidado de manera voluntaria, así como de  optimizar los puntos de atención en salud: “debemos articular un plan de trabajo con todos los niveles de gobierno,  la comunidad, los líderes sociales, y así  lograr el cerco epidemiológico que nos permita contener el nivel de transmisibilidad del Covid en el municipio de  Tumaco y la costa Pacífica. Además  fortalecer las instituciones de salud,  especialmente el Hospital San Andrés de Tumaco, para que haya una  adecuada y oportuna respuesta en  la atención en salud”.

Tanto el gobernador, como la directora del Instituto Departamental  de Salud de Nariño y el gerente de la  emergencia Covid, hicieron énfasis  en que uno de los puntos fundamentales que llevará a una intervención  efectiva en la zona, es que todas  las medidas tendientes a mitigar el  impacto de la Pandemia sean analizadas, concertadas y diseñadas de  manera específica desde la realidad  de las comunidades de la región.  Esto parte de la particularidad del  contexto, ya que en todo el litoral  Pacífico existen condiciones sociales y económicas muy difíciles que  requieren una adecuada articulación  de todos los niveles de gobierno  para comprometer a la ciudadanía  y darle herramientas que faciliten su  colaboración en la prevención y el  autocuidado.