Innovar en la educación ambiental desde la práctica del ajedrez, con piezas elaboradas a partir de residuos inorgánicos sólidos tipo pet recuperados, es la iniciativa de la empresa verde Ecoajedrez, emprendimiento nariñense que aporta al deporte, la educación y el cuidado del medio ambiente

“Cuando adquieres uno de nuestros productos, ayudas a disminuir la huella ecológica”, ese el principal argumento que Daniel Martínez Ortiz, campeón de ajedrez departamental e interuniversitario, cofundador y gerente operativo de Ecoajedrez, expone para que apoyen el emprendimiento que creó junto a Ginna Erazo Maya, tecnóloga en negocio internacional y actual gerente general de la empresa.

La forma como los productos de Ecoajedrez reducen la huella ecológica es a través de la transformación de envases tipo pet recuperados, los cuales pasan por un proceso de desinfección, limpieza, corte y pintura, adquiriendo la apariencia de una pieza de ajedrez con acabados de cerámica o vidrio. El resultado es la obtención material didáctico lúdico manipulativos en forma de piezas de ajedrez con lo que los niñosy adultos pasan tiempo de calidad jugando, aprendiendo y desarrollando habilidades en familia.

La idea nació en la “Hakathon” llevada a cabo en las instalaciones del Parque soft en el año de 2014, donde participaron los fundadores de Ecoajedrez, quienes tomaron la decisión de liderar un proyecto innovador con el juego-ciencia, llevándolo a evolucionar e integrarse a la ecología. Su meta es promoverlo, difundirlo y masificarlo tanto o más que otros deportes como el fútbol, buscando mejorar la visibilidad de esta disciplina, al mismo tiempo incentivar

"Esta es la mejor herencia que podemos dejar a nuestros hijos, un deporte que con su ejercicio fortalece valores como la tolerancia, la humildad, la paciencia, y la creatividad, un juego que los concientiza, y un planeta en el que pueden vivir"

a la comunidad en general hacia la adquisición de una cultura medio ambiental, y posicionarla como un deporte que promueve y enseña la disciplina, el respeto por la reglas, o como lo destaca Benjamin Franklin en su texto la Moral del Ajedrez, "con el ajedrez fomentamos la prudencia, y el hábito de no darnos por vencidos nunca".

Esta novedosa propuesta tomó forma, evolucionó, y hoy permite ofrecer diversos productos como el “Huantami Preajedrez” (la iniciación a la práctica deportiva del ajedrez), tableros profesionales (sets adecuados a diferentes necesidades y presupuesto), y tableros multifuncionales (con diferentes metodologías de aprendizaje).Ecoajedrez dentro de su portafolio de servicios ofrece marketing 4.0 "ecomarketing" brindando protagonismo de la dirección centrado en un propósito social, colaboración entre marca y sociedad, humanización de marca, valor en las necesidades emocionales del cliente, hiperconectividad omnicanal y comunicación omnidireccional.

Dar un nuevo uso a los envases de único servicio (pet tereftalato de polietileno) transformándolos en una herramienta lúdico pedagógica, es un proceso que ha tomado cinco años de investigación desde la implementación de diferentes técnicas y estrategias para la recuperación de residuos inorgánicos, hasta la creación de una máquina para la limpieza, corte, pintura, y posterior ensamble.

La importancia de la iniciativa ha llevado a que instituciones como las Secretarías de Recreación y Deportes, y de Ambiente y Desarrollo Sostenible, así como Corponariño y la Cámara de Comercio de Pasto, se hayan unido para apoyarla y trabajar de manera coordinada. Actualmente los integrantes de la empresa adelantan gestiones para realizar torneos locales y nacionales con Ecoajedrez.

La forma como los productos de Ecoajedrez reducen la huella ecológica es a través de la transformación de envases tipo pet recuperados

"Esta es la mejor herencia que podemos dejar a nuestros hijos, un deporte que con su ejercicio fortalece valores como la tolerancia, la humildad, la paciencia, y la creatividad, un juego que los concientiza, y un planeta en el que pueden vivir. Piensa, reutiliza y juega", afirman a manera de despedida Daniel y Ginna.