Iglesia Nuestra Señora de la Cruz. Nariño.

La arquitectura religiosa cristiana en el Departamento de Nariño es rica en estilos y procede de diversas épocas. Por ejemplo, hacia el sur se encuentra el Santuario de la Virgen de las Lajas en Ipiales y la iglesia que alberga la Virgen del Rosario de Íles; al norte se ubica la Ermita de Santa María Magdalena en San Lorenzo; al oriente está el Santuario de la Virgen de la Playa en San Pablo y al occidente, el Santuario de la Virgen de la Visitación de Ancuya y la Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Sandoná; con un impresionante Cristo tallado en madera por el maestro Alfonso Zambrano, taller pastuso desde el cual sus familiares aún elaboran obras para el Vaticano en Roma y otros lugares del mundo.

Pasto, como ciudad capital de un territorio tradicionalmente católico y de marcada fe, cuenta con un gran número de iglesias distribuidas a corta distancia entre sí, en un valle al pie del Volcán Galeras, amurallado por montañas de una majestuosidad incomparable. Aquí se pueden visitar los templos de San Juan, La Catedral, San Andrés, San Felipe, Cristo Rey, Santiago, La Panadería, Visitandinas y Fátima, junto a las capillas doctrineras que circundan la urbe.

Al interior de los inmuebles católicos que están a lo largo y ancho de Nariño, se
disfruta del arte religioso, conformado por pinturas, esculturas, ornamentos y varios
elementos de gran valor histórico, estético y simbólico, procedentes de la Península
Ibérica, pero que en su mayoría son dignos representantes de la escuela quiteña.
Lugares que, asimismo, albergan en su colección, obras realizadas por artistas locales, como los cuadros al óleo que pintó Isaac Santacruz a inicios del siglo XX. En este orden de ideas, es un Departamento mariano donde predomina la advocación a la Inmaculada Concepción, mientras Pasto, además de ella, tiene a la Virgen de las Mercedes como su patrona y gobernadora desde la época de la Colonia.

Iglesia San Felipe . Nariño.

Toda esta riqueza de construcciones y objetos de culto, se debe a que la ciudad
y el Departamento fue el punto de aproximación de diversas comunidades religiosas, que cumplieron con su labor de cristiandad en éste y otros territorios. Aquí se asentaron o transitaron mercedarios (1575), franciscanos (1562), dominicos (1572), agustinos (1585), concepcionistas (1588), jesuitas (1643), filipenses (1830), maristas (1893), visitandinas (1922), eudistas (1926), franciscanas (1927),carmelitas (1950) y muchas ordenes más , quienes establecieron un estrecho vínculo con los pobladores a nivel cultural, social, político y económico.

Lo anterior converge actualmente, en una importante mixtura de rituales y manifestaciones europeas con expresiones locales indígenas y africanas, ejemplo de
ello son las fiestas patronales que vive cada municipio, corregimiento o vereda y,
sobre todo, la conmemoración de la Semana Santa, en la que además de las bellas imágenes, con suntuosos vestuarios y elaboradas andas, también cuenta con
organizaciones que se acercan a los 300 años de existencia, como es el caso del
Santo Sepulcro de Pasto.