El objetivo cinco de desarrollo sostenible es la igualdad de género, que las mujeres tengan las mismas oportunidades y garantías que los hombres en todos los ámbitos. ONU Mujeres, la agencia más joven del sistema de Naciones Unidas, cumple una década de creación y de trabajo por lograr que esa igualdad pase de la teoría             a la práctica.

Colombia ha logrado importantes avances en el camino hacia la meta de una verdadera igualdad de oportunidades y derechos entre hombres y mujeres (en el que aún queda mucho por recorrer). Lograr esas transformaciones no habría sido posible sin la asesoría y acompañamiento de ONU Mujeres, entidad que se rige por tres mandatos: el normativo (que hace que los estándares internacionales de Derechos Humanos se apliquen en los países), el de coordinación (que se ejerce la interior de Naciones Unidas para que todas las agencias del SNU incluyan en su trabajo el enfoque de género), y el de implementar, ejecutar proyectos específicos que beneficien a comunidades y a mujeres en cuatro áreas estratégicas: participación política, empoderamiento económico, erradicación de la violencia contra las mujeres y mujeres paz, y seguridad.

ONU Mujeres verifica que los instrumentos internacionales se apliquen en los países y da asistencia técnica para el diagnostico situacional de las mujeres

En Nariño, ONU Mujeres a través de su trabajo coordinado con los gobiernos locales y el departamental, ha facilitado espacios públicos, políticos y sociales de integración en el territorio, donde las mujeres asumen un rol protagónico de su propia historia. Desde un enfoque territorial, el tema de la inclusión de las mujeres es prioridad en la agenda regional y local, fortaleciendo y acompañando el trabajo de las lideresas de Nariño. Son estas mujeres quienes con la lucha constante por la reivindicación de sus derechos inalienables, han impulsado escenarios innovadores y participativos, dando voz a aquellas congéneres que han sido mantenidas al margen de la vida pública y del desarrollo social.

Desde el trabajo territorial de ONU Mujeres, se promueven y fortalecen acciones participativas que involucren a la ciudadanía para prevenir las violencias contra las mujeres y defender su liderazgo. Todo esto teniendo en cuenta, por un lado, el reconocimiento de la realidad local y las necesidades de las mujeres, y por otro, los procesos y movilizaciones adelantadas en el territorio que buscan sensibilizar a niños, niñas, jóvenes, y a la sociedad en general, sobre la importancia de la igualdad de género en todos los ámbitos y las acciones de los hombres como aliados de                 esta igualdad.

Al frente de la oficina de ONU Mujeres de Pasto, se encuentra Diana Carolina Hidalgo, una abogada feminista que desde muy joven ha dado la pelea por la igualdad.

Al frente de la Suboficina de ONU Mujeres en Nariño, se encuentra una abogada feminista con amplia experiencia en temas de género. Se trata de Diana Carolina Hidalgo Castro, especialista en Derecho Administrativo y en Acciones Positivas para la Igualdad de Género, quien desde muy joven ha dado la pelea por el acceso de las mujeres a las mismas oportunidades que los hombres y a las garantías para el ejercicio de sus derechos. Su interés por promover cambios en favor del género femenino, la llevaron a postularse al Concejo de la ciudad de Pasto en 2011, donde fue elegida convirtiéndose en la única concejala mujer y la integrante más joven de esa entidad (tenía 25 años de edad), desde este escenario de incidencia se empeñó por visibilizar las violencias basadas en género y la discriminación contra las mujeres. Hoy trabaja bajo una visión estratégica que le ha permitido aportar para desmitificar aquellos factores culturales que normalizan la violencia o discriminación en contra de las mujeres, involucrando a los hombres y promoviendo entre otras, la afirmación de masculinidades no violentas y corresponsables. “La corresponsabilidad de roles en la familia, es que vaya desapareciendo la frase masculina “yo te ayudo” o yo te colaboro, como si el trabajo del hogar fuera responsabilidad únicamente de las mujeres, como si fuera algo natural”, afirma con la propiedad que le da su liderazgo, el mismo con el que aporta al fortalecimiento de acciones que busquen la igualdad de género para una verdadera transformación social en la región.

De acuerdo a Diana Carolina, se trata de promover la igualdad en todos los escenarios y entender que la perspectiva de género no es algo que compete solo a las mujeres, es un asunto de la sociedad y es un asunto de igualdad de derechos, no solamente en el papel, sino en la realidad, en la garantía de los derechos civiles, políticos, sociales, económicos y culturales en igualdad de condiciones.

Concentrarse en el análisis de las realidades también ha permitido a ONU Mujeres dar origen muchas iniciativas a través de las cuales se logra impactar en el territorio en favor de las mujeres para que puedan vivir una vida libre de violencias y discriminación. Una de ellas es el proyecto binacional denominado “Comunidades Protectoras”, que es una apuesta por la protección de niñas, niños, adolescentes, jóvenes, y mujeres de zona de frontera, fortaleciendo y promoviendo la prevención de las violencias basadas en género a través de procesos de transformación cultural y empoderamiento de las mujeres; también se resalta el Programa de Prodefensoras Colombia 2019 – 2022, en cooperación con la sociedad civil y diferentes instituciones públicas, apoyará iniciativas orientadas a la prevención y protección integral de las defensoras y de la vida asociativa de las mujeres y sus redes, buscando el cierre de las brechas de implementación entre los estándares internacionales y de política pública existentes y la realidad en los territorios: propósito al que, en Nariño, se ha unido la Corporación 8 de Marzo y la Consultoría para los derechos humanos y el desplazamiento -CODHES.

Así mismo, una de sus apuestas estratégicas en el territorio, es la alianza con el sector privado para incentivar la empleabilidad, y la inclusión social y productiva de las mujeres. Ya son diez las empresas nariñenses que en alianza con Fenalco, están comprometidas con la igualdad de género: Dislicores San Juan de Pasto, Clínica Bellatriz, Las Carnes del Sebastián, Casa Andina, Seguridad del Sur, COFINAL, EMAS Pasto by Veolia, Consorcio SH, Concesionaria Vial Unión del Sur y Fenalco Seccional Nariño. Luego de un proceso de adhesión, hoy estas entidades son parte de la comunidad WEPs, una iniciativa de Pacto Global de las Naciones Unidas y ONU Mujeres para guiar a las empresas en la promoción de la Igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en el lugar de trabajo, el mercado y la comunidad. Esta estrategia por la incorporación del enfoque de género en la agenda del sector público privado contribuye al desarrollo competitivo del departamento, generando condiciones laborales de igualdad y el aumento de procesos de empleabilidad de las mujeres, llevando a cabo un proceso de transformación desde sus políticas empresariales posicionando el rol y corresponsabilidad desde el sector privado con el cumplimiento de la Agenda 2030 en términos de igualdad y el cierre de brechas         de género.

Desde el trabajo de ONU Mujeres en territorio se reconoce la valentía de las mujeres, sus derechos y el papel transformador que tienen en la sociedad y en la construcción de una paz verdadera, concreta ,tangible y cotidiana

El avance logrado hasta el momento es apenas el comienzo, eso lo tiene claro Diana Carolina, quien encontró en ONU Mujeres el escenario y apoyo esencial para continuar con la lucha por la igualdad que comenzó desde que estaba en el colegio, tratando de rescatar los aportes de las mujeres para las ciencias y el arte. Ahora lo hace trabajando por generar cambios en la vida de las mujeres, promoviendo acciones para la garantía de sus derechos, buscando la articulación institucional con los mecanismos de género desde una visión estratégica para empoderarlas, promoviendo su participación en diferentes escenarios y defendiendo sus derechos para lograr que las instituciones, la sociedad y el sector privado piensen sus dinámicas con perspectiva de género.

“El feminismo es la teoría de la igualdad, es un tema de educación. Queremos ser tratadas como iguales, las feministas no buscamos ser más que los hombres, buscamos la igualdad y debemos trabajar en conjunto por llegar a ese estado ideal,” concluyó Diana Carolina.