Elvira Montoya Ordóñez. 

Nariño es un departamento artesanal por antonomasia. En la laboriosidad y talento de sus cultores cobran vida plástica las diferentes disciplinas artesanales que abastecen los mercados y galerías del mundo. La fibra de la iraca es la materia prima con la que las artesanas sandoneñas han cualificado el sombrero de paja toquilla. Centenaria en esta labor, con 105 años de vida, doña Rosa Elvira Montoya representa el ímpetu de la mujer campesina. Con el de su natalicio en 1904, doña Elvira comparte el año de la creación del Departamento de Nariño, constituyéndose en una de las memorias vivas que testimonian el acontecer de esta región colombiana.

Desde niña le gustaron los oficios manuales y se inclinó por el tejido de sombreros con paja toquilla, actividad que aprendió de su tío Leonides Montoya. De su matrimonio tuvo 4 hijos, los tres primeros fallecieron al nacer y Rosario hoy con 65 años, continuó con la descendencia Nasmín Montoya, que actualmente se compone de 4 nietos, 13 bisnietos y 4 tataranietos, todos giran en fraterna convivencia con la matrona centenaria, quien se complace en relatarles los episodios que marcaron la evolución de un esparcido caserío, hoy convertido en la “Ciudad Dulce de Colombia”, Sandoná. Doña Elvira nació y vive en el barrio Meléndez, desde donde asiste cada ocho días a la misa dominical, primero en la antigua capilla y luego en la actual levantada en piedra sillar. “yo participé con el padre Luis Rodríguez en la construcción de la iglesia que tenemos ahora, en esa época se hacían mingas y festivales.

En más de un siglo de vida, doña Elvira podría narrar infinidad de anécdotas, historias y vivencias, que no alcanzaríamos a publicar. Al respecto rememora, “tendría unos 30 años, todavía era muchacha, cuando ocurrió una erupción del Volcán Galeras, en el cielo se miraban bolas de fuego que hacían incendios cuando caían. Al otro día encontramos piedras enormes”.

Con el propósito de vincularnos a los homenajes, tanto del Día Internacional de La Mujer, como del Artesano (a), VOCES DE NARIÑO, publica este perfil de una mujer en quien se integra la labor artesanal y de género en el que están representadas todas las mujeres del mundo.