En Nariño, las pancartas y los pasos se unieron el 25 de noviembre para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer. Fue un día de marcha, de manifestaciones artísticas y culturales, fue un espacio de participación para decir no más a la violencia de género.

Desde Naciones Unidas se estableció esta fecha en memoria de tres activistas latinoamericanas, las hermanas Mirabal, quienes fueron asesinadas en 1960 por orden del dictador Rafael Trujillo, en República Dominicana. Por eso, en muchos países de Latinoamérica se asume este día como fecha conmemorativa.

Y desde el 25 de noviembre empiezan 16 días de activismo para hablar sobre los derechos de las mujeres, hasta el 10 de diciembre, día internacional de los derechos humanos. En Nariño se vincularon el Consejo Ciudadano de Mujeres, la Alcaldía de Pasto, a través de la Oficina de Género, las Agencias del Sistema de Naciones Unidas presentes en el departamento y la Gobernación de Nariño, quienes aunaron esfuerzos para desarrollar diversas actividades.

“Este año hicimos una marcha a la que se convocaron hombres y mujeres para hacer una manifestación donde se diga que el problema de violencia contra las mujeres continúa; y que tanto comunidades como instituciones tenemos la corresponsabilidad de generar acciones encaminadas a visibilizar la violencia como un delito y una violación de derechos. Además, porque mientras se tolere este tipo de violencia no se puede hablar de un proceso de construcción de paz en los países”, señaló Ayda Pantoja Santander, Asesora Temática en Género MDGF, Ventana de Paz– Nariño.

Fueron muchas las comunidades que se hicieron presentes y apoyaron el esfuerzo, porque en ellas se ha vivenciado la problemática claramente. “Antes éramos muy maltratadas, pero ya podemos decir que alguien saca la cara por las mujeres
campesinas” afirmó Ana de Jesús Aguilar, del Corregimiento de San Fernando, integrante de FEMUCAM -Federación de Mujeres Campesinas-.

Por otro lado, María Helena Quiñones, de la costa pacífica, expresó: “En nuestra costa los hombres son más violentos, a ellos les gusta tener más de 2 ó 3 mujeres, y cuando la mujer reclama siempre es atacada con golpes y maltrato; inclusive, en nuestra región ya han habido muertes. Yo les diría que sean más tolerantes porque son hijos de una mujer”. Los mensajes fueron claros. Afirmaron que las mujeres necesitan ciudades seguras para vivir, que la impunidad es lo que permite su victimización, además, se denunció el maltrato físico, el acoso laboral y la violencia sexual en espacios públicos y privados.

                   Conmemoración Día Internacional de la No Violencia                                                 Contra la Mujer 25 de Noviembre de 2010

Es necesario conocer las estadísticas que arroja la Universidad de Los Andes en el estudio de esta problemática. Por ejemplo, los ingresos que se dejan de recibir por causa de la violencia a las mujeres son del 2.2 % del PIB nacional y se estima que los costos anuales por causa de la violencia intrafamiliar son del 4% del PIB. De igual manera, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Forense tiene los siguientes indicadores:

  • Cada hora, ocho (8)mujeres están siendo golpeadas.
  • Cada hora, tres (3) mujeres reciben maltrato de su pareja.
  • Cada hora, al menos dos (2) mujeres son abusadas sexualmente.
  • Cada tres (3) días, una mujer es asesinada por el sólo hecho de ser mujer.

Además, en el contexto de conflicto armado se registraron 114 casos de violencia sexual contra las mujeres donde el 88% corresponde a la fuerza pública, el 3% corresponde a miembros de paramilitarismo y el 9% restante a miembros de          grupos guerrilleros.

Por tal razón, queremos hacer un llamado de atención a todo el país porque el cuerpo de la mujer no debe ser territorio de guerra, y parafraseando al Secretario Nacional de las Naciones Unidas, “todos y todas debemos poner fin a este flagelo”.

Por eso, el pasado 25 de Noviembre se reivindicó la libertad del cuerpo de las mujeres, de las jóvenes y de las niñas, para que no sea territorio de violencia y de guerra; porque Colombia debe defender los derechos que las mujeres hemos conquistado colectivamente, y así, todos y todas vivamos desde ya un mundo libre de violencia.(Adriana Mercedes Eraso Bacca, Consejera Municipal de Mujeres)

                   Nada justifica la violencia contra las mujeres

La violencia de género o violencia contra las mujeres tiene consecuencias en todos los ámbitos de la vida. Puede ser al interior de la familia pero también sucede en el espacio público, en el lugar de trabajo, en instituciones educativas, en establecimientos de salud, en vías públicas, en espacios de recreación o en                  cualquier otro lugar.

Hacer visible la violencia contra las mujeres en el espacio público permite avanzar en la idea de considerarla una acción socialmente intolerable. Por ello, se ha defendido la expresión: “ni en la casa ni en la calle, nada justifica la violencia contra las mujeres” Lo anterior significa apropiarse del espacio público desde la autonomía de las mujeres, significa exigir públicamente a todas y todos los habitantes de Nariño que reconozcan la violencia que sufren las mujeres por sus parejas, familiares, amigos, vecinos y otros desconocidos; e invitar a la acción política para avanzar conjuntamente en la prevención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres, así como en el restablecimiento de sus derechos.

Precisamente la falta de reconocimiento del “ser mujer” es lo que causa que se la llame “doblemente” oprimida y marginada por su condición social, económica y cultural. La mujer está llamada a valorarse en su dignidad y autonomía, y a reconocerse plenamente en una condición de igualdad y reciprocidad frente al varón.(Aura Alicia portilla, Consejera Municipal de Mujeres).