Por: Germán Arenas Santa cruz

Un estilo de vida sano es  fundamental para nuestra  supervivencia y la de nuestros seres  queridos. Una buena alimentación es  clave para tener mejor rendimiento  en nuestras labores.

Antiguamente era más sencillo consumir alimentos orgánicos y de  buena calidad, eran naturales, pero  con el paso del tiempo cada vez son más  transgénicos y contaminados con sustancias químicas de todo tipo. Una de las rutas que se puede tomar como alternativa  para eliminar de la dieta esos componentes nocivos, es la producción de alimentos  y plantas medicinales a partir de cultivos  de pequeña extensión y en espacios reducidos, los denominados huertos.

Motivos para crear un  huerto orgánico

- Alimentación más sana: los productos que  actualmente consumimos son modificados  genéticamente para mejorar su tamaño,  apariencia, sabor etc. Un huerto orgánico  permite deshacerse de cualquier amenaza  química en contra de nuestra salud. - Contribuye a la salud pública a través de  la producción de plantas medicinales y extractos beneficiosos para la salud humana  y de los animales.

- Es un sector con alta demanda: son muchas las personas que piensan o han pensado en comer orgánico y consumir plantas  medicinales, pero debido a los altos costos,  o a la ausencia de productores serios, terminan recurriendo a las fuentes normales  de abastecimiento.

- La comercialización de productos orgánicos ha generado un aumento en las actividades económicas de las familias urbanas  principalmente.

- Sembrar mejora el medio ambiente, equilibra los procesos ecológicos y hace más  agradable nuestro entorno.

Por estos motivos cada vez son más las personas que se atreven a cultivar en sus  casas hortalizas, verduras, frutas, y plantas  medicinales. Esta es una actividad que favorece la salud y la economía de la familia. Ya no importa si se vive en una casa  pequeña o en un apartamento, solo se  necesita un pequeño espacio en el patio o  el balcón para poner en acción el espíritu  cultivador y ambientalista.

Presentamos los  pasos básicos para que  dejar de pensarlo y ponerse  manos a la obra:

1. Determine el espacio en el que va poner el huerto, teniendo en cuenta que reciba suficiente luz solar y ventilación. Los  cajones o macetas en los que se va a  cultivar deben tener mínimo 10cm de profundidad. El tamaño depende del espacio  disponible en la casa y del tipo de cultivo  a realizar. Estas son las mejores opciones  para cajones de cultivo en casa:

“Un huerto  orgánico permite  deshacerse  de cualquier  amenaza química  en contra de  nuestra salud”

2. Elija qué plantas o plantas va a sembrar. Para empezar recomendamos  aquellas que tengan un ciclo de crecimiento corto (cebollas, lechugas), resultará muy fácil y satisfactorio ver los resultados. En medicinales recomendamos  Menta, Yerbabuena, Citronela, Kalanchoe, Caléndula, Damiana. Son muchos  los beneficios que se pueden obtener de  estas especies.

3. Consiga y deposite el sustrato (tierra) o compost (tierra con restos de otras  plantas y humus de lombriz) en el cajón  o maceta. Cualquiera de las dos opciones se consigue fácilmente en plazas de  mercado o tiendas de cadena. También  hay muchas opciones para hacer abono  en casa.

4. Deposite las semillas distanciadas  suficientemente una de la otra. Esta distancia puede variar de acuerdo al tipo  de planta, dentro del rango entre 15 a  30 cm. Dependiendo del tipo de semilla,  póngala a una profundidad mínima de 1  y no mayor a 5 cms. Los cultivos mixtos  proporcionan mejores beneficios, procure sembrar en variedad y usos. Por ejemplo un huerto con tomate Cherry junto a  Romero y Citronela.

5. Procure mantener la tierra húmeda  sin excederse en la cantidad de agua, ya  que esto podría arruinar su cultivo.

6. Si ha elegido trasplantar, es decir,  dejar crecer la planta en un recipiente pequeño antes de pasarla a la maceta,  debe tener mucho cuidado para no estropear las raíces y prensar ligeramente la  tierra alrededor, regándola de inmediato.

7. Poco a poco irá aprendiendo de las  plantas que ha decidido cultivar. Recomendamos abonar la tierra del huerto al  menos dos veces al año, añadiendo más  compost para que los minerales y nutrientes de la tierra se recuperen.

8. Conserve las plantas cercanas a  los rayos del sol, a pleno sol, y sombra  como corresponda, para esto deberá  investigar y leernos en nuestras próximas ediciones.

Antiguamente  era más sencillo  consumir alimentos  orgánicos y de  buena calidad, eran  naturales, pero con  el paso del tiempo  cada vez son más  transgénicos

NUTRICIÓN NATURAL Y PLAGAS:

1. Recolecte el café colado y cáscaras de huevo. Póngalas a secar  al sol durante tres horas. Posteriormente triture el revuelto de los  dos materiales y aplique alrededor del tallo de la planta dos o tres  veces por semana. Esto evitará plagas y fortalecerá los procesos  de crecimiento, estabilización del Ph de la tierra, y el aumento en la  producción de Nitrógeno fundamental para el desarrollo.

2. Recolecte las cáscaras de banano (4) por porción, póngalas en  un litro de agua y déjelas reposar durante dos días, en los cuales  deberá revolver y macerar una vez por día. Pase el material por un  colador y aplique el sumo dos veces por semana en las plantas.

3. Mezcle un puñado de ají pequeño y un puñado de cabezas de  ajo en un litro de agua, luego coloque el material vegetal a licuar  durante dos minutos. Separe los residuos colando. El material sobrante úselo para abonar los alrededores de las plantas enfermas.  El líquido deberá ponerlo en un spray agregándole, si desea, una  cucharada de jabón neutro de manos; y aplicarlo dos veces por semana en la mañana después del riego.

Determine el espacio donde reciba suficiente luz solar y ventilación. Los cajones o macetas deben tener mínimo 10cm de profundidad

Lo único que queda es ser paciente, constante y tener en cuenta  las recomendaciones. ¡Buena suerte!