Equipo de proyección, transformación y futuro.

La federación Abades, surge como un proyecto de trabajo en equipo, un esfuerzo comunitario de personas convencidas de que la acción conjunta permite mejorar la calidad de vida en el sector cafetero. La unión y la cooperación, la inclusión y la calidez humana generan, más allá de una práctica empresarial, una forma de vida y de crecimiento espiritual.

Todos pueden progresar cuando la enseñanza y el aprendizaje se proyectan para el apoyo al campo y al sector productivo. Esta organización se dedica a fomentar el desarrollo y a trasmitir conocimientos sobre el cultivo de cafés de alta calidad, permitiendo que el campesino agricultor progrese y se sienta valorado y acompañado en su labor cotidiana.

Además de que todo el esfuerzo realizado por este sea reconocido y estimulado para continuar con entusiasmo y amor su labor como lo expresa Alba Nidia Ruales: “Para nosotras como mujeres caficultoras de Samaniego, la federación Abades ha sido una gran oportunidad para poder comercializar nuestro café a precios más justos. En donde se ve reflejado el esfuerzo que implica la producción de cafés especiales”.

Existe un enfoque en el talento y una confianza depositada en todos los usuarios que participan en esta construcción colectiva, siempre en búsqueda de nuevas oportunidades y metas, como lo afirma Nelcy Villota, secretaria de la federación Abades: “Abades significa mucho como mujer, he aprendido a valorarme a descubrir muchos valores que no pensé que tenía. De ama de casa pasé a ser empresaria y adquirí conocimientos en temas de calidad del café: en lo organizativo, social, ambiental y en lo económico. Tenemos en la federación abades mucho talento humano. Nuestros hijos han descubierto el amor al trabajo con nuestro café.

Abades integra a la sociedad y comunica las técnicas óptimas que desde una perspectiva joven y preocupada por el medio ambiente, logran cumplir con estándares de calidad a nivel internacional del producto.

Saben que el apoyo continuo es necesario y por eso siempre buscan establecer nuevas relaciones comerciales, generando redes de empresas que colaboran en múltiples sentidos, todo en pro de afrontar los retos que se presentan en el cultivo de café en la actualidad y brindarle a los campesinos varias puertas ye posibilidades para dignificar su ardua labor, reconociendo que la tierra nariñense tiene todo el potencial de producir café de muy alta calidad.

Abades seguirá creciendo y con ello su gente, personas que tienen en sus ojos marcado el empeño de fortalecer el campo, las bellas regiones de Nariño y el trabajo de sus manos, de construir paz y cimentar las bases de toda nuestra nación.