Los servicios de salud son fundamentales para la humanidad. Sin embargo, tienen como consecuencia un gran impacto ambiental, ya que con su funcionamiento generan una importante cantidad de residuos y de emisiones de carbono

En búsqueda de minimizar ese impacto ambiental, el Hospital San Rafael fue uno de de los primeros en unirse a Salud Sin Daño, una ONG internacional que agrupa a hospitales de todo el mundo con una meta ecológica: reducir la huella ambiental y minimizar las emisiones de carbono de los servicios de salud. En Latinoamérica hay aproximadamente 650 instituciones de salud vinculadas a esta Red.

El Hospital San Rafael presta servicios en salud mental y actualmente es el primer y único de este tipo certificado con la norma internacional ISO 14001. Así mismo ha recibido varios reconocimientos por su trabajo en pro del medio ambiente en todas las categorías (Trayectoria, liderazgo, y compromiso), a través del premio “Menos Huella, más Salud”, que se otorga a los hospitales destacados en medio ambiente de Latinoamérica.

El más reciente galardón recibido por la institución es el denominado “Desafío de la salud por el clima”, uno de gran relevancia ya que por este reconocimiento, compiten entidades de salud de todo el mundo.

“Este premio del 'Desafío de la salud por el clima' es el más importante, porque es un reconocimiento global y está asociado a las estrategias para reducir y mitigar los impactos por el cambio climático asociados a salud. El hospital fue reconocido en cuatro categorías y esto se logró gracias a todos quienes hacemos parte del hospital, que aportan de manera significativa al desempeño ambiental", manifestó Jorge Darío Duque, ingeniero ambiental.

Para lograr estos resultados, se han implementado diversas estrategias y proyectos relacionados a la transformación de residuos, lo que permite aprovechar y recuperar aproximadamente más de 35 toneladas por año.

Que los reconocimientos recibidos son resultado del trabajo de todos, es una realidad, pues los pacientes también hacen su aporte a través de proyectos terapéuticos que incluyen el reciclaje y la reutilización de determinados residuos. En el Taller de reciclaje por ejemplo, son ellos quienes transforman materiales como cartón, papel y plástico, en agendas y otros productos que se comercializan en eventos realizados por la institución, y la ganancia obtenida se reinvierte en el proyecto terapéutico.

Desde que inició este proyecto, el hospital San Rafael pasó de producir 36 toneladas de residuos al año, a 17 toneladas en el mismo lapso, reduciendo de manera significativa el impacto ambiental

Otro proyecto muy destacable es la huerta terapéutica, en la que pacientes inimputables siembran maíz, frijol, aromáticas, y otros alimentos que se venden dentro del hospital y en las que usan el compost que se elabora con los residuos que se generan en el servicio de alimentos. Este aprovechamiento de los residuos para transformarlos en abono orgánico, ha significado gran parte de la reducción de residuos que son enviados al relleno sanitario, ya que desde que inició este proyecto se pasó de producir 36 toneladas de residuos por año, a solo 17, reduciendo de manera significativa el impacto ambiental.

La reforestación es una tarea ecológica más que une la prestación del servicio con el deber de cuidar la naturaleza, y con el apoyo de pacientes de diferentes procesos, personal colaborador y diferentes partes interesadas, tales como el voluntariado, Corponariño, Policía Nacional, y la Secretaría de Gestión Ambiental del municipio; se han efectuado actividades consistentes en la siembra de más de 4500 árboles en los sectores de Mapachico y Daza. Así mismo, el Hospital “adoptó” en conjunto con el Hospital San Pedro, el parque contiguo a sus instalaciones para velar por su cuidado y preservación.

Sumado a los anteriores proyectos que involucran a los pacientes, voluntarios y comunidad en general, se suman los esfuerzos económicos y de mejora tecnológica que ha implementado el Hospital San Rafael en pro del medio ambiente, como la sustitución de calderas de ACPM por calderas a gas, sustitución de luminarias convencionales por luminarias tipo Led, el uso de equipos generadores de energía a partir de energía solar , sustitución y renovación de equipos de lavandería para el uso adecuado del agua, y la implementación de un área de secado de ropa hospitalaria mediante el uso de la radiación solar y de la acción del viento. Este tipo de cambios y de mejoras tecnológicas significó que el hospital pasara de emitir 432 toneladas/año de dióxido de carbono (gas de efecto invernadero) en 2014, a 258 toneladas/año en 2019.

El hospital recibió el premio “Desafío de la salud por el clima", un reconocimiento global asociado a las estrategias para reducir y mitigar los impactos por el cambio climático relacionados con los servicios de salud

La unión de los aportes colectivos y esfuerzos individuales ha llevado a que el hospital San Rafael sea un hospital de referencia nacional e internacional en materia ambiental, siendo invitado a conferencias y eventos, y a convertirse en una institución constantemente referenciada e imitada. La meta para 2021 es continuar con la mitigación de los impactos ambientales asociados a la emergencia sanitaria por Covid, reducir las emisiones de dióxido de carbono, y continuar con las actividades en pro de la salud ambiental, porque “No se puede hablar de salud en un planeta enfermo”.

Panóramica de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios "Hospital San Rafael de Pasto"
Los reconocimientos recibidos son resultado del trabajo de todos, pues los pacientes también hacen su aporte a través de proyectos terapéuticos que incluyen el reciclaje y la reutilización