Foto: Corpocarnaval / Miguel Garzón.

Te regalo la primera planta que en mi vida yo sembré en la tierra,te regalo el cofrecito que antes de morir me regaló la abuela,te regalo la emoción que sentí al ver nacer a mi primer hermano,la sonrisa de mamá al verme deletrear y mis primeros pasos, mi primer amor de infancia y mis primeros zapatos, mi primera travesura y el desorden de mi cuarto, mi primer día de colegio, mi peinado, mi primer cuaderno. mis amigos de secundaria, mi pasado, todo eso…

Este es el comienzo de la canción ‘Te invito’ del grupo Herencia de Timbiquí. William Angulo, vocalista del grupo, asegura que “todos nos encontramos en esta canción. En algún pedacito está dibujada tu historia”. Colombia es un país necesitado de canciones positivas, por esta razón, explica William, “mandamos mensajes positivos siempre, le decimos a la gente que se amen entre sí, que amen a la familia, a los hijos, a los padres; nuestras letras tienen un mensaje relacionado con el tejido social”. Herencia de Timbiquí afianza ese poder de la música, de la música diferente, de la música generada a partir de los buenos sentimientos.

Foto: Corpocarnaval / Miguel Garzón.

Estos hijos del Pacífico colombiano también son conocidos por los temas ‘Amanecé’, ‘Sabrás’, ‘Nochecita’ junto a Maite Hontelé, entre otros. Su música pone en diálogo los sonidos de su natal Timbiquí (Cauca), los sonidos de la marimba de chonta y los cununos, con la música latina, el rock, el jazz y el funk. El pasado 5 de enero, Día de
Negros, en la Plaza de Nariño, Herencia de Timbiquí se presentó ante una grandiosa multitud que los aclamó al ritmo de sus canciones.

Era la primera vez que este grupo se presentaba en los Carnavales de Negros y Blancos. Begner Vásquez, el otro vocalista, dice que para ellos esto representa “poner un grano de arena en un evento muy importante en el que se está reconociendo el aporte del negro en la sociedad. Es darle a conocer a Colombia que la inclusión es posible. Pasto ha convivido hace mucho entre negros y blancos. Es el nombre que toma el carnaval, pero este también incluye a los indígenas, a los mestizos; está también toda la gente que ha podido hacer un aporte desde su cultura y desde su personalidad. Nosotros sentimos que estamos reforzando el trabajo que ustedes han venido desarrollando a lo largo de los años. La cultura tiene que sobrevivir porque es la razón de ser de las generaciones”.

El 5 de enero, Día de Negros, es un día de respeto y orgullo, por eso Begner concluye: “Amamos este color. Nos sentimos unos africanos en Colombia. Yo me pregunto a veces qué habría sido de Latinoamérica sin los africanos. Yo me siento orgulloso de ser afro, de ser colombiano y de ser del Pacífico”.

Foto: Corpocarnaval / Miguel Garzón.