Cuatro décadas acumula Heramar en su gestión como empresa maderera gracias al empuje y dinamismo de la familia Martínez, quienes la posicionaron como líder en el ramo. Fue en 1969, cuando tres empresarios decidieron asociarse con el objetivo de abrir un negocio que inició con la venta de madera sin procesar. Hernando Martínez, Luis Araujo y Eliécer Ramírez, consolidaron la empresa que bautizaron con el acrónimo de ARAMAR, Araujo, Ramírez, Martínez, y que abrió las puertas en el municipio de La Cruz, permitiéndole vincular mano de obra local y posibilitar la apertura de ebanisterías, carpinterías y disciplinas fines al manejo de este material vegetal en la región norte de Nariño.

Para 1972, la empresa maderera había crecido y se encaminaba en búsqueda de horizontes más ambiciosos. La capital de Nariño estaba en la mira de los administradores de Aramar.Luis Araujo y Eliécer Ramírez contemplaron la posibilidad de optar por otras líneas de trabajo y decidieron en mutuo acuerdo que
su socio Hernando, proyecte la empresa como patrimonio familiar.

El cambio de razón social por Maderas Heramar, fue el primer paso en la independización y la disolución de la sociedad. Para 1992, los hijos de don Hernando Martínez, Hernando y Germán, asumieron la administración del gran taller de carpintería. En la actualidad Heramar está dotada de maquinaria que ofrece secado en hornos eléctricos, cepillado, canteadora y ensamblaje de partes modulares.

Los talleres ubicados en el sector contiguo a la desaparecida Empresa Licorera de Nariño, ofrecen no solo servicios de tratamiento de la madera, también cuenta con
profesionales que asesoran a los clientes en el diseño, confección y selección de muebles o accesorios para vivienda y/ u oficina.

Ingeniero Industrial Hernando Martínez.

                                  Legalidad seriedad y responsabilidad

El haber afiliado a Maderas Heramar ante la Cámara de Comercio de Pasto, le ha generado confiabilidad en el trabajo cualificado que ofrece. Al respecto se refiere Germán, hijo de Don Hernando, “la legalidad es el principio fundamental para prosperar y progresar, este aspecto lo promulga la Cámara de El haber afiliado a Maderas Heramar ante la Cámara de Comercio de Pasto, le ha generado confiabilidad en el trabajo cualificado que ofrece. Al respecto se refiere Germán, hijo de Don Hernando, “la legalidad es el principio fundamental para prosperar y progresar, este aspecto lo promulga la Cámara de Comercio de Pasto a quienes se inscriben con el registro mercantil. De la legalidad se desprende la protección social al trabajador, lo mismo que las prestaciones y asignación de salarios justos y de ley”, puntualizó

                                                        Calidad a prueba

En los talleres de Heramar, la materia prima sufre una metamorfosis desde su ingreso en su estado silvestre, hasta convertirse en una pieza artesanal o utilitaria. Todo es sigilosamente revisado, sometiéndose a un riguroso control de calidad. Las áreas con que cuenta la empresa están reguladas con funciones específicas que cumplen cada grupo de trabajadores. Por ejemplo, en el área de pintura sólo laboran expertos en esta disciplina, como lo hacen en el área de ensamble, o en la de secamiento, pues no se cuenta con operarios toderos.

Para cumplir con una oferta completa de servicios, la empresa Heramar dispone de enlucidos arquitectónicos que hacen parte de las últimas tendencias, como la aplicación de retales, mármol y enchapes para mesones de cocinas, lo mismo que de diseños para estantería, clósets, cocinas integrales, divisiones, muebles, pasamanos, pisos y cielo rasos, un prospecto que contempla no solo maderas de todas las clases y estilos, sino piedras para diferentes tráficos.

Vehementes en sus apreciaciones, los dos hijos de Don Hernando Martínez asumen como reto el posicionamiento de la empresa en el sitial que hoy se encuentra y que orgullosamente es nariñense, ofreciendo no sólo lo de su dominio, -la madera-, sino la garantía de contar con un personal idóneo, competente y responsable; asimismo, esgrimen como estandarte la “legalidad” como un bastión de emprendimiento. “Todos estos procedimientos tienen un fuerte origen que forma parte de la legalidad, pues desde la adquisición de la madera en el departamento del Putumayo y el municipio Barbacoas, se cumple con la reforestación y protección ecológica, políticas de medio ambiente contempladas en la normatividad”, en esta fundamentación se orienta parte del éxito de Maderas Heramar, según admite Hernando Martínez, hijo del gran visionario don Hernando Martínez.