Potenciar en los hombres la participación y redistribución de las tareas de cuidado, posibilita que las mujeres puedan invertir más tiempo en procesos de formación, inserción en el ámbito laboral y productivo, participación social y política, y actividades en pro de su desarrollo integral.

Se contribuye así a la reducción de brechas de desigualdad y propiciando escenarios más equitativos e igualitarios. Es por ello que la promoción de masculinidades transformadoras y de cuidados significa un reto amplio y se hace urgente generar acciones para involucrar a los hombres de manera más activa desde la corresponsabilidad, la no violencia y el cuidado.

A continuación, se presentan alternativas de transformación en diversas áreas de intervención involucrando los diferentes ciclos de vida (primera infancia, niñez, adolescencia, juventud, adultez y vejez), el ámbito laboral, el comunicativo, educativo, la gestión pública y la salud teniendo en cuenta el enfoque étnico territorial y las características de la población desde su ubicación geográfica (rural y urbana):

Desde la investigación

Impulsar investigaciones frente a la construcción de la masculinidad que permitan orientar acciones para la prevención de violencias basadas en género, el impulso de paternidades activas y facilitar el trabajo de sensibilización y resocialización de victimarios teniendo en cuenta un enfoque étnico y territorial.

Fortalecer los procesos de investigación adelantados por entidades del nivel departamental, desde la perspectiva de masculinidades.

Promover y/o patrocinar investigaciones sobre masculinidades desde instituciones de educación superior.

Promover semilleros de investigación estudiantil sobre masculinidades.

En ámbitos educativos y de formación

Incentivar una educación no sexista desde una perspectiva de masculinidades, con los actores involucrados en los procesos formativos a lo largo del ciclo de vida: Participación activa de los hombres (padres y/o cuidadores) en Escuelas de Familia. Promoción de comunicación asertiva entre niños/as y padres (cuidadores) en centros de escucha.

Procesos de sensibilización y formación con agentes educativos, maestros y maestras. Promover la vinculación de hombres en procesos de formación técnica, tecnológica y profesional en áreas asociadas a la atención de niños y niñas de primera infancia.

Producción de material lúdico y metodologías pedagógicas no sexistas desde la primera infancia, en articulación con bibliotecas públicas e instituciones educativas. Vinculación de la temática de masculinidades en proyectos pedagógicos de jornadas únicas escolares, programas de formación humanística universitaria, diplomados y encuentros académicos. Sensibilización a manipuladoras-es de alimentos (Programas de Alimentación Escolar) en cuanto a las necesidades nutricionales de niños y niñas sin estereotipos de género. Promover espacios de educación comunitaria (Proyectos Educativos Comunitarios - PEC) con enfoque étnico para el impulso de masculinidades transformadoras y no violentas, con y desde las                     instituciones educativas.

Para la prevención de violencias

Promover la participación de hombres a nivel familiar y comunitario, como actores en la prevención de violencias basadas en género, a través del impulso de masculinidades cuidadoras, no violentas y corresponsables:

Procesos de formación y sensibilización en programas de seguridad y convivencia (dirigidos también a la fuerza pública), considerando temas como: igualdad de género, violencias basadas en género, identidades de género diversas, masculinidades, maltrato infantil, cuidado de la naturaleza y maltrato animal.

Estrategias para la resocialización con hombres agresores o perpetradores de violencias basadas en género.

A través de acciones de intervención y acompañamiento terapéutico dirigido a hombres agresores, el desarrollo de estrate-gias psicoeducativas dirigidas a hombres, estrategias terapéuticas individuales y colectivas como círculos de hombres o círculos sanadores, la creación de programas de intervención psicosocial para agresores con perspectiva de género y la habilitación de mecanismos multiplataforma de atención y orientación para hombres agresores.

En el sector productivo y empresarial

Promover la corresponsabilidad desde el sector privado, empresarial y productivo apoyando la vinculación de los hombres en los cuidados, facilitando la mediación entre la vida familiar y laboral, y promoviendo la toma de decisiones democráticas y concertadas con las mujeres: Fortalecer la cultura organizacional desde programas internos (inducción, cursos o formación) que impulsen masculinidades corresponsables, cuidadoras y no violentas.

Promover licencias parentales y de paternidad extendidas para hombres padres y/o padres en licencia parental por adopción. Subsidiar o facilitar espacios para el cuidado de niños y niñas de primera infancia hijos/as de los/as colaboradores. Fortalecer en el ámbito empresarial la vinculación de hombres y mujeres en cargos no tradicionales, con el fin de romper estereotipos de género culturales. Promover desde el sector empresarial apoyo a padres cuidadores para el acompañamiento en el desarrollo de la vida de sus hijos/as. Con acciones que permitan a los hombres flexibilidad en el horario laboral para el acompañamiento en las actividades escolares de hijos e hijas, el impulso de políticas internas de permisos que faciliten a los hombres mediar entre la vida familiar y laboral; el desarrollo de estrategias de bienestar laboral que fortalezcan la relación entre hombres padres/cuidadores e hijos-as a través de conmemoraciones como el día de la familia, o el día del padre, entre otras. Apoyar a las organizaciones productivas rurales en el desarrollo de procesos de sensibilización, formación, implementación de medidas y ajuste de estatutos, que permitan vincular a los hombres en los cuidados al interior del hogar.

Desde la gestión pública, social y comunitaria, teniendo en cuenta un enfoque diferencial

Fortalecer políticas públicas, planes de desarrollo, programas de ayuda condicionada, proyectos sociales, comunitarios e instancias de participación desde una perspectiva de masculinidades y cuidados: Sensibilización en masculinidades no violentas y corresponsables dirigidos a funcionarios-as públicos, organizaciones que promueven liderazgo y participación comunitaria como Juntas de Acción Comunal, Juntas de Acción Local, Consejos Ciudadanos, Veedurías Ciudadanas, Plataformas de Juventudes, Consejos de Cultura, Resguardos Indígenas, Consejos Comunitarios, Kumpanias (ROM), Población NARP, Población en proceso de Reincorporación, Población Migrante, Población refugiada, Población Reinsertada.

Apoyar iniciativas de grupos de hombres que trabajan por la resignificación de la masculinidad y promover la conformación de nuevas instancias de reflexión, participación e incidencia como Mesas de Masculinidades y Círculos de Hombres.

Promover procesos de sensibilización, formación y vinculación de los hombres beneficiarios de los programas de ayuda condicionada, frente a la redistribución de los cuidados desde el ámbito doméstico y el ejercicio de paternidades activas. Desarrollar e impulsar programas de intervención social y de sensibilización frente al tema de masculinidades cuidadoras para población con discapacidad y cuidadores-as, considerando un enfoque diferencial.

En los sistemas de cuidados y paternidades activas

Promover medidas que fortalezcan el rol de los hombres como padres y/o cuidadores desde la vinculación afectiva con sus hijos-as, el ejercicio de una paternidad activa y una proveeduría horizontal.

Apoyar el impulso de leyes que promuevan licencias de paternidad extendidas no compartidas. Fortalecer procesos de formación dirigidos a padres jóvenes y adultos, para que puedan involucrarse más en la crianza durante el ciclo vital.

Promover estrategias que apoyen la redistribución equitativa de actividades dentro del hogar entre niños y niñas, facilitando un acceso igualitario a actividades de formación, recreación y deporte. Apoyar mecanismos que impulsen el ejercicio de la paternidad, incluyendo el reconocimiento del derecho de parejas del mismo sexo de adoptar y/o tener hijos-as biológicos.

Desde la comunicación y la transformación cultura

Desarrollar estrategias de transformación cultural, comunicación comunitaria, masiva y publicitaria en las que se replique patrones positivos de masculinidades cuidadoras, no violentas y corresponsables, desde un lenguaje de pares. Fortalecer la oferta cultural (teatro, títeres, música, literatura, danza, deporte, escritura emergente), apoyar procesos culturales dirigidos por jóvenes, programas y proyectos que involucren a los hombres en el cuidado del medio ambiente. Realizar campañas comunicativas permanentes con enfoques territoriales y comunitarios

Desde la salud pública

Fortalecer programas de salud pública involucrando a los hombres como actores claves para el autocuidado y el cuidado de la salud familiar y comunitaria.

Impulsar la participación de padres y/o cuidadores en los programas de vacunación, crecimiento y desarrollo, nutrición, gestación, puerperio, salud oral, agudeza visual, lactancia materna.

Vincular a los hombres en el cuidado y toma de decisiones informadas frente a la gestión de sus riegos en salud durante su ciclo vital, incluyendo la salud                   sexual y reproductiva.

Promover programas y estrategias de formación y sensibilización que vincule a padres y profesionales de la salud, fortaleciendo el papel de los hombres como cuidadores y los vínculos de afecto con los niños-as.

Trabajar procesos de educación emocional y salud mental fortaleciendo en niños, adolescentes, jóvenes y adultos habilidades para la expresión de emociones distintas a la ira y el enojo, a fin de reducir estereotipos de la violencia ligada a la masculinidad.