La Fundación Germinar se destaca por implementar acciones que promueven el desarrollo humano integral y  la reducción de la pobreza como vías para llegar a la reconciliación, el perdón y la paz. Han encontrado en la producción de café tostado y molido el sostenimiento económico que les permite fomentar proyectos que generan beneficios para las familias caficultoras y las poblaciones indígenas más afectadas por los efectos de la violencia y el narcotráfico de las montañas del norte de Nariño.

La Fundación Germinar tiene presencia en 17 zonas, donde se encuentran 740 productores, con el objetivo de realizar exportaciones directas de las organizaciones sociales hacia nuevos mercados. Sobresale por la búsqueda constante de una amplia gama de cafés especiales,basados en los principios de la calidad, sostenibilidad, trazabilidad, varietales, altura y responsabilidad social. En Germinar se conjuga un equipo industrial de avanzada, el capital humano calificado para ofrecer el mejor café de Nariño a los mercados del mundo y una dinámica laboral en la que existe una estrecha y directa relación con el productor, su familia y las formas organizativas a las que pertenece.

La fundación cuenta con un laboratorio de calidades, una trilladora de microlotes y una línea técnica que permite un sistema tecnológico ágil y dinámico de selección, trilla, tostión y perfilación de café.

El principal valor de la Fundación Germinar es el trabajo serio y planificado que le posibilita contar con un proceso certificado y autorizado para la generación de valor, exportación y acompañamiento técnico, eficiente  y permanente a cada productor. Esto se traduce en la capacidad de mantener una boutique de cafés de calidad especial todo el año y se debe gracias a un equipo humano pro activo, responsable y versátil.

La sinergia entre los productores y sus formas asociativas promueven prácticas agrícolas sostenibles que impactan en temas como la responsabilidad social, ambiental y empresarial - lo que se conoce como comercio justo - , como también prácticas de caficultura que incentivan la educación y la solución pacífica de conflictos.