La experiencia de trabajar con grupos artesanales produciendo nuevos elementos enfocados al diseño y comerciales en un 100%, fue la motivación que tuvo Sonia Calvache para descubrir una materia prima nunca antes utilizada.

Aquella noche había luna llena, el cielo estaba despejado, colmado de estrellas y se miraba el color rojo resplandeciente, fue un espectáculo hermoso”, afirma Sonia Calvache, mientras recuerda la erupción del Volcán Galeras el 2 de enero de 2010. Esta experiencia se convirtió en la inspiración para– crear el Proyecto Vulcanus.
Al día siguiente de la erupción, las calles de Pasto estaban cubiertas de ceniza y se expandía un fuerte olor por la capital nariñense; con este panorama, Sonia se pregunta cómo podría aprovechar un mineral que sale del fondo de la tierra y se pulveriza cuando el volcán con su furia expulsa.

Después de realizar los estudios pertinentes con el asesora miento de la ingeniera Lourdes Narváez de Ingeominas, se concluye que la cerámica es el mejor proceso de adaptación. Es así como Sonia Calvache, diseñadora textil con amplia trayectoria en el trabajo artesanal se une con Jaime Muñoz, reconocido ceramista nariñense para empezar a trabajar en esta novedosa iniciativa.

Vulcanus, es el dios griego del metal y del fuego, de ahí se origina el nombre del proyecto que tiene como objetivo recuperar material vulcanológico de diferentes lugares para diseñar productos con recursos naturales que están desperdiciados.

La joyería y las piezas con resina son las primeras líneas en las que se está incursionando, “la idea es que el turista se lleve un pedacito de nuestra tierra; a nivel nacional, el volcán genera temor, pero el objetivo es aprovechar algo que tenemos aquí, no ver lo como un problema, sino más bien como un oportunidad” señala Calvache. Cabe resaltar que cuando la ceniza queda fundida se la puede oler y tocar y no causa ningún tipo de afección.

Sin embargo la idea de buscarle otro uso a la ceniza no solo se queda en el desarrollo de productos y diseño de técnicas, el Proyecto Vulcanus quiere incidir en el área social para brindarle una alternativa a las personas que habitan la Zona de Amenaza Volcánica Alta, de tal manera que puedan aprender oficios artesanales con recursos que tienen a su alrededor.

A nivel mundial no se conoce una experiencia de este tipo, por esta razón, Sonia y Jaime continúan investigando qué otros productos podrían realizarse con la utilización de material volcánico. Así que la próxima vez que haya una erupción, la ceniza no solo servirá para recoger y votar, ahora tiene otros usos.