Por: Néstor Aurelio Muñoz David, Rosario Enríquez, Doris Gómez, Lucy Estela Acosta, Ligia Prado, Diana Burbano, Nancy Erazo, y equipo PRAE Institución Educativa San Bartolomé de La Florida.

La construcción de una cultura ambiental desde las instituciones educativas, se ha constituido en una meta orientada al desarrollo sostenible a partir de ejercicios de diagnóstico, reflexión, estudio y prácticas que nacen en las aulas, con impacto en las comunidades, y que se materializan a través de los Proyectos Ambientales           Escolares (PRAE).

La Institución Educativa San Bartolomé del municipio de La Florida, departamento de Nariño, interesada en formar a niños y adolescentes como pensadores y visionarios de su entorno, le ha apostado al fortalecimiento de una cultura ambiental que responda a las particularidades del contexto; propósito en el que los estudiantes son los       actores principales.

VIDAS es el nombre del PRAE que la Institución adelanta desde preescolar a grado once, cuya sigla explica el objetivo esencial del proyecto: Vida, Investigación, Desarrollo, Ambiente y Sostenibilidad. Los problemas y las potencialidades ambientales, tanto del casco urbano, como de las veredas del Municipio, son objeto de estudio en las áreas pertinentes, con sentido de transversalización curricular, bajo la orientación de docentes y la participación de los estudiantes, como clave del proceso.

Cabe anotar que los PRAE se establecen a partir de la Ley General de Educación mediante el Decreto 1743 de 1994, que define los lineamientos de la educación ambiental en los niveles de preescolar, básica primaria, secundaria y media, constituyéndose en un espacio escolar con proyección comunitaria de educación ambiental en los componentes organizativos, formativos y operativos.

De este modo, VIDAS se gesta en las aulas pero busca incidir fuera de ellas. El propósito es involucrar a los padres de familia y a la comunidad en general, en la puesta en marcha de acciones que vayan más allá de la sensibilización e impacten la realidad ambiental del Municipio.

“Un proyecto ambiental empieza desde casa. Yo educo a mi familia a que recoja la basura para no contaminar el medio ambiente”, dice Lina Tatiana Trejos Villota del grado 7-1, motivada por un compromiso voluntario asumido por los estudiantes.

La experiencia de Lina Tatiana, se ha multiplicado entre los vecinos de la vereda Altos de la Florida, sector en el que vive, pues participan en las jornadas de recolección de basura con la misma convicción liderada por la comunidad educativa del San Bartolomé: contribuir con responsabilidad social y sostenible en la protección del medio ambiente.

VIDAS es el nombre del PRAE que la Institución adelanta desde preescolar a grado once, cuya sigla explica el objetivo esencial del proyecto: Vida, Investigación, Desarrollo, Ambiente y Sostenibilidad

“Enseñar a cuidar el medio ambiente es enseñar a cuidar la vida”

Son varias las estrategias diseñadas en el desarrollo del proyecto VIDAS con las que se busca, especialmente, que niños y adolescentes de la Institución logren competencias básicas y ciudadanas en cuanto al uso de recursos y el manejo sostenible del ambiente.

El encuentro “Rinrín Reciclaje” es una de ellas, como resultado de todo un proceso teórico, de aprendizaje y práctica con el que los estudiantes adquirieron conocimientos y hábitos de reciclaje, reutilización y reducción de residuos sólidos inorgánicos, que les dio las herramientas para la elaboración de diversos elementos de uso en el hogar.

Con muestras, desde preescolar hasta grado once, la creatividad de los participantes demostró la recursividad en la reutilización de residuos en objetos como macetas para las plantas y recursos lúdicos como las llantas pintadas de colores con varios usos para la recreación.

Las campañas han sido el complemento para la consecución de los objetivos. “Desplastifícate”, por ejemplo, es la estrategia para que los estudiantes multipliquen, tanto al interior de la Institución como en sus comunidades, mensajes del remplazo o no uso del plástico como uno de los materiales más contaminantes del planeta.

De otra parte, se han realizado actividades en aprovechamiento de la permanencia de los estudiantes en sus casas, a causa de los aislamientos derivados de la pandemia, para promover acciones colectivas con los debidos protocolos de bioseguridad, directamente en los sectores en los que residen.

Es así como en octubre de 2020, se llevó a cabo la “Gran jornada ecológica por amor a nuestro medio ambiente”.

El ejercicio integró la participación de estudiantes, padres de familia, docentes y

La creatividad de los participantes demostró la recursividad en la reutilización de residuos en objetos como macetas para las plantas y recursos lúdicos como las llantas pintadas de colores con varios usos para la recreación

autoridades competentes en tareas como recolección de basura, reciclaje, limpieza y ornamentación de sectores, entre otras.

“Enseñar a cuidar el medio ambiente es enseñar a valorar la vida”, “El futuro no es desechable. Actúa ahora”, “El planeta puede vivir sin nosotros, pero nosotros no podemos vivir sin el planeta”, fueron algunos de los mensajes que, durante la jornada, usaron los estudiantes para darle fuerza a su intención de hacer eco por un cambio de actitud frente a la realidad ambiental en la que viven.

VIDAS seguirá siendo la carta de navegación que determine los procesos más acordes para encaminar a la Institución Educativa San Bartolomé hacia la consolidación de una cultura ambiental amigable y sostenible, desde edades tempranas, con la base del reconocimiento del inmenso potencial ecosistémico del municipio de La Florida en cuanto a su flora, fauna y paisaje.