“El colegio se preocupa por el fortalecimiento del talento humano, los diplomados y la maestría nos llevan a entender las realidades de cada grado y área, y nos entregan las herramientas para desarrollar el trabajo cooperativo tanto con los muchachos, como entre nosotros los docentes, desarrollando inteligencias múltiples enfocadas a la innovación pedagógica” docente Miriam Cabrera

El plan de capacitación dirigido a los profesores y directivos del colegio San Francisco Javier, realizado en coordinación con la Universidad Javeriana de Cali, está estructurado para favorecer la formación de quienes tienen la responsabilidad de confeccionar esta nueva forma de educar, que cuenten con los recursos pedagógicos necesarios para hacerlo de la mejor manera.

“El trabajo cooperativo implementado en las dinámicas de aprendizaje de los alumnos, también lo hemos aplicado en nuestro trabajo como maestros, y eso implicó un reto grande que era ‘soltar’ el área, confiar en los compañeros para que propongan y hagan sugerencias sobre tu área, aceptar que ellos pueden hacer aportes importantes para el desarrollo de las actividades. He dado clases de matemáticas, sociales, artes, castellano, inglés y tengo que dar lo mejor de mí para hacerlo como lo haría el profesor del área”, explicó Ricardo Rosero Tovar, educador de la institución.

La docente Olga Lucía Dulce manifestó su satisfacción con este fortalecimiento del talento humano del colegio San Francisco Javier: “Pensando en los niños, es enriquecedora la propuesta, están avanzando día a día mucho más, no se quedan con los mismos conocimientos, sino que ellos investigan, ampliando cada vez más su pensamiento. El hecho de que sean ellos quienes van construyendo el conocimiento es fabuloso, porque nosotros estamos ahí apoyando el proceso de aprendizaje, pero quienes realmente están indagando, preguntando y aprendiendo son ellos.

Es increíble ver como los estudiantes se apropian de la propuesta, de los temas
que estamos trabajando en el salón de clases. Como maestra es enriquecedora la apuesta del colegio por la innovación, no quedarme en lo mismo, en lo tradicional, y en los niños realmente se nota el cambio que se da.” Todos los procesos pedagógicos fueron transformados, y eso incluye la capacitación de los docentes, que ahora está enfocada a un propósito que va más allá de transmitir a los alumnos todos los
conocimientos que tienen, y es lograr que ellos, los formadores, continúen con el estudio, la investigación, el diseño, aplicación y evaluación de experiencias
pedagógicas y didácticas que permitan continuar avanzando hacia la meta que
se ha propuesto el colegio: la construcción de una educación para el presente y
el futuro de Colombia.

“Esta formación está dirigida a que todos los maestros estén apersonados de lo que estamos haciendo y hablen el mismo lenguaje. Se organizó el horario para que pudiesen estudiar de 7:00 a 7:25 de la mañana. Estudiamos todos los días   y               las tardes diferenciadas.

El primer diplomado fue sobre proyectos y experiencias significativas de proyectos el segundo diplomado fue sobre aprendizaje cooperativo”, afirmó Mónica Derazo, Coordinadora de Innovación Pedagógica, quien además explicó que en las actividades académicas de los diplomados, analizaron en equipo “las características de los alumnos de cada grado, de preescolar a once, y a partir de ahí elaboramos estrategias para trabajar con ellos de acuerdo a sus inquietudes y necesidades”.

La necesidad es que los formadores actualicen sus conocimientos e interioricen la nueva metodología adaptada a la región y al país, cuyas características exigen estrategias específicas para el contexto local. Con esto en mente y teniendo en cuenta las referencias e inspiración extraídas de la experiencias de los centros educativos visitados en Europa, los maestros y directivos se pusieron manos a la obra para definir los temas en los cuales se debía profundizar en el contexto local, y para dar forma a los talleres de apropiación y perfeccionamiento metodológico que se debían realizar. La totalidad del equipo dedicó cuatro semanas a esta tarea.

Ricardo Alberto Rosero Tovar, docente de grado 6o, resalta el valor de esta oportunidad:“Es algo importante para todos los docentes estar en constante actualización, y sería ilógico poner a trabajar a nuestros niños en una propuesta que
fomente el aprendizaje cooperativo y que los profesores no lo conozcamos a fondo para poder aplicarlo”.

El entorno actual exige nuevas formas de educar, razón por la cual los profesores del Javeriano estuvieron dispuestos a evolucionar: “El método tradicional implicaba tener todo el tiempo al profesor como protagonista, es el que pasa el conocimiento a los estudiantes. En la innovación el protagonista en la educación es el estudiante. Entonces ya ahí el profesor pasa a un segundo plano y es el quien guía al estudiante al conocimiento”, manifestó la docente Paola Caicedo Arroyo.

Los diplomados y la maestría diseñados para convertir a los docentes en expertos en la nueva metodología, se estructuraron de manera que reciben una formación gradual. El inicio es el Diplomado I, que consta de seis módulos con lecturas y ejercicios prácticos que llevan al maestro a cualificar su modo de ver el aprendizaje en los niños, las didácticas empleadas y su rol como maestro. El primer módulo es introductorio, seguido de los de: Construir Conocimiento, Sentidos del aprendizaje, Formación Institucional, Integración curricular, y Planeación y evaluación.

El Diplomado II consta de cinco módulos: Elementos Conceptuales y Construcción, Prácticas pedagógicas, Construcción, Aprendizaje Inteligente, y El Acompañamiento Espiritual. Dentro de las actividades de esta fase de la capacitación, los integrantes del diplomado identificaron las posibles repeticiones de contenidos, así como cuál sería la ubicación ideal de ciertas actividades, determinando el momento más apropiado de acuerdo al desarrollo evolutivo de los estudiantes. Los proyectos integrados de aprendizaje fomentan la investigación personal, el trabajo en equipo y la integración de las áreas y el desarrollo de los aprendizajes en contexto en diversos lugares de la ciudad, el departamento y regiones vecinas.

Aunque algunos dudaron en un principio, los educadores han comprendido la importancia de hacer parte del proceso de evolución: “Tienes que enfocarte en las necesidades de los estudiantes, tienes que pensar en todo lo que está pasando a nivel tanto nacional como mundial, cómo te está afectando desde el área también la
integración, es decir, te permite mirar todos los horizontes de tu formación y aplicarlos”, explicó Alba Gallardo Cortés, profesora de quinto grado.

Miriam Cabrera, otra de las educadoras en capacitación, coincide en la pertinencia de estos programas de formación en la nueva pedagogía. Para ella, el proceso les ha dado las herramientas para poder desarrollar de manera adecuada los proyectos, el trabajo cooperativo, las salidas pedagógicas, y en general, todas las nuevas dinámicas educativas: “Ha sido maravilloso que no sea una capacitación general sino específica, enfocada exactamente a lo que pretende el colegio abordar, a su contexto. El gran reto de seguirnos cualificando con la maestría en educación con la universidad Javeriana nos permitirá avanzar en temas como las estrategias didácticas aplicando diferentes procesos que nos van a apoyar en los procesos de innovación pedagógica, no desligados como teoría simplemente si no que ya son actividades que uno puede aplicar y replicar en el aula de clase”.

Brindar la oportunidad y el apoyo a los directivos y docentes para que puedan hacerse mejores en su oficio, de ser ejemplo y referente de calidad profesional, se convierte finalmente en beneficio para los estudiantes, porque para lograr esa misión fundamental de formarlos como seres integrales que aportan a su comunidad, los directivos entendieron la necesidad de que quienes tienen en sus manos la formación de los niños y jóvenes deben estar capacitados para hacerlo de la manera más idónea   y cualificada.

La innovación pedagógica también aplica para el equipo de formadores, y a través de esta capacitación ellos comprendieron algo que la docente Erazo manifiesta así:
“Somos un equipo cooperativo con diferentes habilidades. Es positivo poder contar ahora con los compañeros en el aula con su metodología, porque te puede sugerir o proponer opciones para manejar los temas o situaciones de convivencia. Cada uno tiene experiencias diferentes, habilidades diferentes, y esta nueva pedagogía en la que nos estamos capacitando nos ha hecho entender eso, que en los demás tenemos un respaldo, entendimos que en equipo somos más”.