Por: Leonardo Sansón.

Sí, pero para lograrlo hay que tomar conciencia de ello y obrar en consecuencia. No solo los sectores directamente involucrados en este estratégico sector, también las instancias oficiales que deben adoptar las políticas públicas y la comunidad en general que soporta la cultura turística.

Aunque el turismo ha estado presente en la historia de la humanidad, solo se le reconoce como industria macro económica a raíz de la revolución industrial, sin embargo, tan solo en los setenta se estructura como una actividad económica con fundamento teórico y científico. Y Tan solo en la década de los noventa, como consecuencia de los cambios estructurales que comenzaban a experimentarse en los ochenta, cuando se replantea el papel que deben desempeñar las administraciones públicas en el desarrollo turístico y tan solo a mediados del novecientos se consolida como una organización Mundial.

Puede decirse que la política turística se configura como una rama joven de la política económica general, sujeta a los continuos debates teóricos que se producen en la teoría económica del turismo. La política turística constituye un puente para pasar de la teoría a la práctica. (Bote y Marchena, 1996) La política turística es una política sectorial, y por tanto específica, la cual se sirve de las políticas instrumentales para su implementación. Por consiguiente, la política turística, al igual que el resto de políticas sectoriales -política agraria, política industrial, política pesquera, etc.-, debe contribuir a conseguir los objetivos finalistas de la política económica general -creación de empleo, distribución de la renta, crecimiento, etc.

Tal como se observa desde el ámbito universal, sobre el turismo siempre se ha hablado; no solo por el surgimiento espontaneo del mismo desde el comienzo de los siglos, sino porque la dinámica de su actividad involucra muchos subsectores, creando condiciones favorables en las sociedades más allá de su aporte a la economía:

  • Oferta oficios y empleos de todo orden de formación y condición social, étnica
    y cultural
  • Es fuente de ingresos a amplios núcleos de la población (taxistas, comercio, droguería, periódicos, restaurantes, artesanías, hoteles, guías, etc.)
  • Fomenta la igualdad de los pueblos.
  • La originalidad y el afianzamiento de las culturas de los pueblos.
  • Propende por la realización plena del ser humano.
  • Clama y se soporta por la sostenibilidad ambiental.
  • Crea una estructura socioeconómica sólida.
  • Contribuye al desarrollo económico y cultural de los pueblos.
  • Contribuye a la educación y la cultura universal.

                                     Visión del Turismo de Nariño

Nariño será un destino reconocido por la calidad y organización de sus productos turísticos diferenciados en cultura -fiestas, religioso y artesanía- y naturaleza -volcanes, recreación y aventura-, que conmoverán a los turistas por la belleza de sus atractivos y la particularidad de sus expresiones culturales. Los productos serán altamente competitivos y se habrán logrado posicionar en mercados nacionales e internacionales, debido a la acertada gestión de mercadeo en la que participarán importantes agencias mayoristas.

Los turistas tendrán grata recordación de su paso por Nariño, gracias a la cultura turística que se habrá empoderado en la región, y serán atendidos con eficiencia         y calidez.

Se habrá logrado articular a los actores del sector tras un objetivo común y se contará con el compromiso del sector público departamental, lo que permitirá establecer una agenda permanente que para entonces presentará resultados en la dotación de infraestructura requerida, mejoramiento en la seguridad y habrá logrado implementar las políticas públicas que requiere el sector, las que permitirán la participación activa de la comunidad sensibilizada en la cultura turística, que verá en el turismo una fuente de ingresos y un propiciador de oportunidades económicas para la región.

Se tendrán la ética, la identidad cultural y la convivencia con el medio ambiente como valores fundamentales de la actividad turística en procura de un desarrollo sostenible que será reconocido a nivel nacional.

El recurso humano estará formado profesionalmente y acreditado en competencias laborales que responderán a las necesidades que demanda el sector, y se habrá
avanzado significativamente en la formación bilingüe. Las empresas prestadoras de servicios turísticos se habrán formalizado, contarán con el registro nacional de turismo y habrán iniciado procesos de certificación con base en las normas técnicas sectoriales, tendrán acceso a una plataforma tecnológica que les permitirá investigar, innovar y desarrollar productos turísticos altamente competitivos, que les facilitará promocionar y atender con eficacia el destino Nariño.

La construcción de la Visión del turismo Nariño 2016 se realizó con la participación de los actores que intervienen en la actividad de este sector en las regiones donde se han identificado los atractivos para desarrollar con la orientación de este Plan Turístico. Se utilizó una metodología participativa bajo esquemas formales y secuenciales: tras analizar los resultados de la Matriz DOFA, se procede a diligenciar un formato con 8 factores que determinan los ejes sobre los cuales se estructura el contenido de la visión; estos se identifican así:

  • Producto, destino.
  • Institucionalidad.
  • Promoción y comercialización.
  • Recurso humano.
  • Desarrollo empresarial.
  • Innovación y desarrollo tecnológico.
  • Calidad.
  • Sostenibilidad.

El proceso se desarrolla con la conformación de grupos acorde a los ejes señalados, una vez cada grupo formula su propuesta del escenario ideal al que se pretende llegar en 5 años, se reúne el colectivo para socializar las distintas visiones, para proceder a consolidar una visión general del Departamento. El texto presentado es la redacción de las oraciones que propusieron en cada eje las mesas de trabajo y que                         lograron consenso.