Foto : Carlos Benavides

Con cada año que pasa los disfraces individuales del Desfile del Día de Blancos adquieren mayor - protagonismo. En este año, el motivo ‘Erase una vez en la calle del Colorado’, presentado por Fredy Mauricio Hidalgo, ocupó el primer puesto. El segundo fue para ‘Tikay’, de la artista Dayra Benavides Benavides.

Así como la calle del Colorado es conocida por los atroces sucesos de la ‘Navidad Negra’, esta calle también es famosa por las leyendas que se cuentan. Este es el tema que el maestro Hidalgo, artísticamente conocido como ‘Piero’, decidió tratar en su disfraz. El motivo cuenta la leyenda del fraile descabezado, como también la leyenda
que narra que a altas horas de la noche en la calle del Colorado aparecía una mujer vestida de negro, quien le pedía a los borrachos fuego para encender su cigarrillo; los borrachos, cuando acercaban el fuego a la mujer, caían en cuenta de que estaban ante ‘La Muerte’ y huían despavoridos.

‘Tikay’ es un vocablo quechua que significa ‘Florecer’. “Florecer es ver ese gesto del amanecer en que las flores se abren y los pájaros cantan”, así es como Dayra Benavides describe su disfraz individual. La artista, quien participa por tercera vez en esta categoría, dice que en cada una de sus intervenciones en esta fiesta ha pretendido plasmar una historia: el espíritu que se convierte en semilla y ahora florece. El disfraz de este año, además, se constituye en un homenaje a diferentes aspectos culturales de Nariño. Al referirse a su atuendo, explica: “En el disfraz, trabajo la cabuya de La Florida. La máscara de pez simboliza y hace un tributo a nuestro océano Pacífico. También está el oro de Barbacoas representado en los arabescos dorados. Además, las figuras de Pastos y Quillacingas están en todo el atuendo”.