“ Hay personas en las ciudades que se toman una taza de café, pero desconocen
la historia y el esfuerzo con el que hombres y mujeres del campo
trabajan día a día. Sería importante, además de bonito, salir a las ciudades
y explicar a las personas que en cada taza de café, que les parece tan rica,
proviene de la labor de los campesinos. El café es la base de la sustentación
del municipio de Albán, es con lo que nosotros los campesinos y campesinas
nos identificamos. En el colegio miramos la importancia de la tecnología y la
innovación, por eso el sueño más grande del colegio es que traigan el laboratorio
de catación para que desde aquí mismo, desde nuestras tierras, podamos
procesar el café y sacarlo al mercado ”.

Lizeth Juliana Pasaje Ortiz, estudiante de grado once de la Institución Educativa Politécnico Juan Bolaños.

Yolanda Gómez, alcaldesa del municipio de Albán, proviene de una familia de caficultores. “Recuerdo que al final del día mi papá llegaba agotado, aunque nunca se quejaba. Yo veía que necesitaba que algo lo motivara, por eso, apenas esta administración se posesionó lideramos la organización de la Semana del Café, Identidad agropecuaria, ambiental, cultural, gastronómica y artesanal, que este año llega a su tercera versión. Se trata de un evento dedicado a los campesinos caficultores, para que se motiven y se dé a conocer su trabajo, su valentía, para que se sientan importantes, apoyados, para decirles que están haciendo cosas buenas.

En el municipio de Albán hay 1716 productores de café, de los cuales, el 90% tienen minifundios. Eso somos nosotros. Eso es Albán”, dice la alcaldesa, quien está en el cargo desde 2016. En las anteriores versiones de la Semana del Café han sido invitados iconos como el Profesor Yarumo y Juan Valdez; los caficultores han hablado con ellos, les han preguntado cosas, se han sentido identificados. Esta invitación responde a otro de los objetivos del evento, que es acercar la institucionalidad, por ejemplo la Federación Nacional de Cafeteros, a la calidad del café albanita.

Miembros de la familia Guerrero Rosero y Pérez Narváez invitan a los demás miembros de su comunidad a unirse a la práctica del ‘cambeo’.

Otra de las metas de la Semana del Café es incentivar a los jóvenes del municipio
a valorar sus raíces cafeteras. Este evento se ha complementado con el Proyecto de Desarrollo Rural con Enfoque Territorial (DRET) de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que implementan el programa Educación para Jóvenes en el Posconflicto, que se desarrolla en la I.E. Politécnico Juan Bolaños.

Con el apoyo de OIM, el Gobierno de Canadá, la Federación Nacional de Cafeteros, la Universidad Mariana, la Secretaría de Educación Departamental y el Sena, el colegio ha motivado a sus estudiantes a querer el campo. En el momento estamos implementando el proyecto Granja Digital, en el cual, con ayuda de la tecnología estamos produciendo café especial y los estudiantes llevan lo aprendido a sus propias fincas. Además, hay un curso de catación y muchos estudiantes contemplan la posibilidad de volverse catadores profesionales, algunos de ellos ya han ganado concursos. Nosotros como colegio sentimos mucha satisfacción. Nos hemos integrado con otras instituciones educativas y hemos formado la Red de Colegios Agropecuarios —los otros colegios son: Divino Niño (Colón Génova), La Victoria (Tablón de Gómez) y Microempresarial de Cabuyales (La Cruz)— y nuestro sueño es dar a conocer y hacer valer nuestra propia marca de café ”, explica Arturo Ojeda Burbano, rector del Politécnico Juan Bolaños.

La Semana del Café sobresale también por el ambiente familiar. En el Reinado
del Café, que se realiza durante el evento, miembros de cada vereda respaldan con vítores a su representante. La unidad que se percibe tiene origen en el día a día laboral de cada vereda. En Albán se practica el ‘cambeo’. Ruth Liliana Rosero Bravo, caficultora, explica la actividad de la siguiente manera: “ Tenemos una finca llamada San Vicente. He sido agricultora prácticamente desde que nací porque mis ancestros han cultivado café. Como acá es muy difícil conseguir trabajadores, hemos optado por hacer el ‘cambeo’. Por ejemplo, esta semana nos está ayudando la familia Pérez Narváez y la siguiente semana nosotros les vamos a colaborar a ellos. Aquí la mayoría de agricultores tienen mil o dos mil árboles, entonces, cada quien cosecha su terreno con la ayuda de las otras familias de la vereda, es más fácil así. De esta manera le damos la oportunidad a otras personas para que lleven comida a sus hogares ”.