Un buen ambiente influye en el estado de ánimo, disposición y productividad de las personas, por eso es tan importante para el éxito de una empresa que se den las condiciones adecuadas que permitan a cada miembro sentirse bien y contribuir al bienestar de otros.

Y, en la medida en que cada familia es también una empresa, ese ambiente de trabajo respetuoso, colaborativo, dinámico y responsable, es la clave para que el grupo familiar sea más próspero y cada uno de los integrantes logre su máximo potencial dentro y fuera del hogar. No son pocos los estudios que relacionan un acto tan sencillo y cotidiano como limpiar, con beneficios físicos y mentales para quienes lo realizan de manera consciente e inmersiva.

“En la familia, tal como sucede en una compañía, lograr un clima positivo es tarea de todos. Para lograrlo se deben tener en cuenta muchos factores que van desde lo más general hasta lo específico. Aunque pocas veces nos detenemos a pensarlo, es un hecho desarrollamos las tareas y pensamos más claro en una habitación organizada e iluminada, que nos sentimos de mejor ánimo cuando los elementos que necesitamos los encontramos en su lugar, o cuando hemos cumplido con nuestra responsabilidad en los oficios y no tenemos pendientes”, afirma Yolima Romero, sicóloga clínica.

Desarrollamos las tareas y pensamos más claro en una habitación organizada e iluminada, nos sentimos de mejor ánimo

La higiene del sueño es un aspecto vital, la Sociedad Española del Sueño, recomienda para tal fin ventilar y mantener la habitación a una temperatura adecuada (entre 15 y 19 °C según la National Sleep Foundation) es fundamental para lograr un sueño reparador y placentero. Son muchos los beneficios físicos y psicológicos que trae habitar una casa limpia y ordenada. Actos sencillos y cotidianos como tender la cama, recoger la ropa que se ha usado, ya sea para doblarla y ponerla en su lugar o llevarla al esto de la ropa sucia, ayudan en muchos aspectos vitales y emocionales. Un estudio publicado en The Personality and Social Psychology Bulletin encontró que las personas que viven en casas que están constantemente desordenadas, suelen presentar mayores niveles cortisol (hormona del estrés) y en consecuencia son más propensas a padecer depresión.

La Organización Mundial de la Salud recomienda realizar algún tipo de ejercicio durante la semana y entre las opciones menciona los deportes y las tareas domésticas

En contraste, científicos de la Universidad de Indiana realizaron una investigación en la que determinaron que las personas que cuidan más de sí mismas también cuidan más de sus hogares, trabajar para mantener más limpias sus casas los hacía personas más activas y expuestas a menos gérmenes, por lo tanto, con mejor salud.

Así mismo, eliminar el desorden podría influir en la reducción del peso, ya que la ausencia de ruido visual y desorden mejoran el estado de ánimo, evitando que aparezca la ansiedad, que con frecuencia lleva a la necesidad de comer en exceso.

Incluso la Organización Mundial de la Salud recomienda realizar algún tipo de ejercicio durante la semana con el fin de "mejorar las funciones cardiorrespiratorias y musculares y la salud ósea y de reducir el riesgo de ENT y depresión", y entre las opciones menciona los deportes y las tareas domésticas.

Además, si lavarse las manos ayuda a prevenir tantas enfermedades, aún más lo hará una casa libre de polvo, ácaros y bacterias.

“Otro punto que hay que agregar es que cuando las tareas domésticas están terminadas, además de poder concentrarnos mejor en los deberes de estudio, trabajo o cualquier otro, nos sentimos menos culpables al dedicarnos más tiempo a nosotros mismos, a socializar, a nuestros hobbies, o simplemente a descansar”, puntualiza la sicóloga Yolima Romero.