Hace tan solo diez años lanzamos la primera edición de Voces de Nariño
rindiendo un homenaje en la portada a dos ilustres personajes de la región.
Encuentro de saberes, el saber campesino con el saber científico, con una foto de
la maestra Conchita Matabanchoy y el científico Alberto Quijano Vodniza. Al
cumplir la primera década de existencia entregamos hoy a nuestro departamento
una edición bilingüe e interactiva dedicada a fomentar el turismo hacia este bello
sur de Colombia.

Los lugares mágicos sí existen

Soñar en un lugar donde se concretan todos los paisajes, donde se conjugan
todos los colores celestes y corren las fuentes hídricas a distintos cauces. Mirar la
historia colonial escrita en los acordes barrocos de los templos o comer las
delicias del campo mientras se exhala la tranquilidad; viajar a una costa de
manglares y redescubrir la enormidad del mar. Todo aquello es más que un
sueño. Nariño se ofrece como un universo de sensaciones para todos los gustos.
Es posible disfrutar de las playas de Tumaco o contemplar la belleza
arquitectónica de Las Lajas, el templo que descansa en un abismo.

Respirar la magia infinita de una laguna que se abre hasta una isla de frailejones en La Cocha y en cada lugar encontrarse con un sabor particular para el deguste del paladar. El departamento de Nariño, ubicado en el sur de Colombia, contiene en sí mismo todos los destinos deseados, además de su excelente ubicación, pues es limítrofe al Ecuador y cuenta con la Costa Pacífica. El turismo puede ser entonces un escape hacia la paz o una aventura extraordinaria, en tanto que cada rincón de las sendas Nariñenses y la calidez de sus gentes están dispuestos a brindar al turista
la mejor experiencia vital.