Nariño, tierra de multicolores paisajes densos y describen en su forma única la más bella atractividad del sur Colombiano. Chachagüí con el paso del tiempo se ha convertido en una extensión de la vida de todo nariñense; la ausencia de calor en la tierra hace que familias, grupos de amigos y particulares aprovechen al máximo este retazo del paisaje y lo visiten. Su ubicación sobre la carretera Panamericana y la geografía multiforme de verdes, han generado un proceso turístico ecológico, cultural y de aventura que se reflejan en cinco lugares estratégicos.

En Pasizara, corregimiento de Chachagüí, se encuentra el Cerro El Cundur, que significa cerro del cóndor el cual tiene una vista majestuosa del Municipio y es en donde se realiza ecoturismo y parapentismo.

La Rosa de los Andes, es un santuario y reserva natural ubicada a 3000 metros sobre el nivel del mar, que chachagüeños cuidan de ella para que no sea intervenida por la mano del hombre.Una reserva muy importante de fauna y flora es el bosque El Común, en el que se encuentran especies de animales majestuosos como es el caso del cien pies que mide aproximadamente 25 cm de largo.

Chachagüí no sólo tiene piscinas, por Casabuy, pasa uno de los más importantes ríos de la región, que en forma prospectiva se con vertirá en fuente de abastecimiento para el Municipio, se trata del Rio Bermúdez, paraíso de aguas claras en donde se fomenta el famoso y recordado paseo de olla.

Y otro lugar para conocer es el Puente del Diablo, ubicado entre el corregimiento de Pasizara y Cimarrones, su infraestructura fue realizada en condiciones místicas y dice la historia que en ese camino cerca al puente donde se encuentra la clásica Casona de Cimarrones, se hospedó Simón Bolívar en sus días de lucha. Para recorrer estos lugares, en Chachagüí, hay un Comité de Turismo que da a conocer e informa a los visitantes los encantos del camino al paraíso, porque en Nariño existe un potencial de cultura y turismo.