MEDIDAS DE  PREVENCIÓN  APLICABLES  A TODOS LOS  SECTORES

Medidas de higiene personal

  • Realizar una higiene de manos  frecuente (lavado con agua y  jabón o soluciones alcohólicas),  especialmente después de tener  contacto directo con personas enfermas o su entorno.
  • Evitar el contacto estrecho y  mantener una distancia de más  de un metro con las personas con  síntomas catarrales (moqueo,  congestión nasal o conjuntival,  tos seca o productiva, lagrimeo,  aspecto febril).
  • Cubrirse la boca y la nariz con pañuelos  desechables al toser o estornudar y  lavarse las manos.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la  boca, ya que las manos facilitan su transmisión.
  • No hay que tomar precauciones  especiales con los animales en España,  ni con los alimentos para evitar esta  infección.

Medidas de higiene en el centro de trabajo

  • Realizar limpieza y desinfección  frecuente de las instalaciones  del centro de trabajo como:  superficies, pomos de las puertas,  muebles, lavabos, suelos,  teléfonos, etc. Para esta acción  puede utilizarse lejía de uso  doméstico, extremándose las  medidas de protección a agentes  químicos.
  • Ventilación adecuada de todos los  locales.
  • Para las tareas de limpieza  hacer uso de guantes de vinilo/  acrilonitrilo. En caso de uso de  guantes de látex, se recomienda  que sea sobre un guante de  algodón.

En caso de sospecha de sufrir la enfermedad

Si se empieza a tener síntomas compatibles con la  enfermedad (tos, fiebre, sensación de falta de aire,  etc.) y se ha viajado a una zona de riesgo o se ha  estado en contacto1 con una persona diagnosticada,  hay que avisar al 112 o a los servicios sanitarios o  al teléfono que disponga su comunidad autónoma  o centro de salud que corresponda.

Hasta que intervengan las autoridades sanitarias,  deberán extremarse las medidas de higiene  respiratoria (taparse con el codo flexionado la  boca al toser o estornudar…), lavado de manos y  distanciamiento social (evitar contacto o cercanía a otras personas). Se deberá llevar mascarilla (si  se dispone de ella). Se recomienda permanecer  en una habitación aislado, en calma, con buena  ventilación, preferiblemente al exterior y con la  puerta cerrada. Si esto no es posible se deberá  permanecer en un extremo de la sala a más de  2 metros de otras personas y si es posible con  separación física mediante mamparas o pantallas. Colocarse una mascarilla quirúrgica cuando se  tienen síntomas respiratorios es la primera medida de protección a los demás.

Recomendaciones al viajero

Según la OMS las autoridades de salud  pública deben proporcionar a los viajeros  información para reducir el riesgo general  de infecciones respiratorias agudas, a través  de los profesionales sanitarios, las consultas  de atención al viajero, agencias de viajes,  operadores de transporte y en los puntos  de entrada en fronteras. La información va cambiando, consúltela en:

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ ccayes/alertasActual/nCov-China/ciudadania.htm

Respecto a la llegada al establecimiento  hotelero, se recomienda informar mediante  documentos oficiales a aquellos viajeros  procedentes de zonas de riesgo declaradas  por las autoridades sanitarias en cada  momento, o a todos en general si se ha  declarado zona de riesgo la localidad donde  se ubique el establecimiento.

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ ccayes/alertasActual/nCov-China/ciudadania.htm

Las zonas de riesgo cambian según la  situación epidemiológica. Consulte siempre información oficial y actualizada.

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ ccayes/alertasActual/nCov-China/ciudadania.htm

Procedimiento de limpieza de superficies  potencialmente contaminadas

Estos virus se inactivan tras pocos minutos  de contacto con desinfectantes comunes  como la dilución recién preparada  de lejía (concentración de cloro 1 g/L,  preparado con dilución 1:50 de una lejía  de concentración 40-50 gr/L). También son  eficaces concentraciones de etanol 62-71%  o peróxido hidrógeno al 0,5% en un minuto.  En caso de usar otros desinfectantes, debe  asegurarse la eficacia de los mismos. Siempre se utilizarán de acuerdo a lo indicado en las  Fichas de Datos de Seguridad. Las prendas textiles deben lavarse de forma  mecánica en ciclos de lavado completos a  60-90ºC. Para la manipulación de las prendas textiles “sucias” se utilizarán guantes. No  debe sacudirse la ropa para lavar. El personal de limpieza utilizará equipo de  protección individual adecuado dependiendo del nivel de riesgo que se considere en cada  situación, y los desechará de forma segura  tras cada uso, procediendo posteriormente  al lavado de manos. Consulte con los  servicios de prevención de riesgos laborales.

MEDIDAS  ESPECÍFICAS DE  PREVENCIÓN EN  ALOJAMIENTOS TURÍSTICOS

Por el momento, las autoridades sanitarias no han establecido protocolos específicos de prevención  para ningún sector diferentes a los recomendados a la población general y ya desarrollados en el  apartado anteriorNo obstante, teniendo en cuenta que los alojamientos turísticos son entornos con elevado tránsito de  personas y cuya convivencia es estrecha (especialmente en periodos invernales), podrían ser puntos  donde de manera más fácil se declare la presencia o transmisión de casos del virus. Por ello, sería  conveniente tener en consideración medidas de prevención primaria para reducir la probabilidad de propagación de casos de enfermedad entre los clientes y sus trabajadores. Para este apartado se han seguido las recomendaciones del “Documento de Información sobre el Coronavirus COVID 19”, elaborado por HOSBEC para sus asociados. Parte de las medidas propuestas  tienen en cuentan e incorporan las recomendaciones de la Guía para la elaboración del plan de  actuación de las empresas o centros de trabajo frente a emergencias de 2009 que se aprobó por los  interlocutores sociales (CCOO, UGT, CEOE y CEPYME), con motivo del brote de Gripe A en julio de 2009. Las medidas que se proponen, supervisadas por los servicios de prevención en todo caso, son las siguientes:

DIRECCIÓN / GERENCIA

A la dirección y/o gerencia  le corresponde la gestión de  cualquier incidencia que ocurra  en el establecimiento y, entre  otras, deberá tener presente las  siguientes cuestiones:

  • En el hipotético caso de  que, de forma aislada,  un empleado estuviera  en situación de ser un  caso confirmado o en  investigación de COVID-19,  debe abstenerse de asistir  al trabajo hasta que se  confirmen resultados  negativos o hasta que las  autoridades sanitarias den por resuelta la infección,  según el caso, ya que se  encontrará en situación de baja.
  • Disponibilidad de recursosse debe disponer de los  medios económicos,  materiales y estratégicos  suficientes para desarrollar todas las medidas de  prevención recomendadas  por las autoridades  sanitarias.
  • Coordinación del comité de  crisis: en caso de declararse  la presencia de casos en  investigación (sospechosos)  o confirmados en el  establecimiento, se  recomienda organizar un  comité con los responsables  departamentales  implicados (recepción,  ventas, comunicación,  departamento de pisos,  servicio de prevención  y delegados/as de  prevención, asesores  externos (jurídicos y  sanitarios) y las propias  autoridades sanitarias.  Todas las acciones  relacionadas con la gestión de la crisis sanitaria deben  ser gestionadas desde el  comité de crisis, desde la  implantación de medidas  preventivas hasta las  políticas de comunicación  con la prensa, empleados,  clientes, proveedores  y agencias de viajes.  Se informará a la  representación legal de los  trabajadores si la hubiera  y/o a los comités de  seguridad y salud.
  • Registros de acciones:  se recomienda llevar a  cabo un libro o agenda de  registro de acciones que  se tomen, especificando  la fecha, la hora, las  personas responsables,  etc., y guardar toda la  documentación que pueda  generarse: partes de  limpieza, controles externos  de mantenimiento,  albaranes de servicios,  bajas laborales, etc.

Información a los clientes en el check-in

De forma general deben establecerse los mecanismos de  información que las autoridades sanitarias establezcan en caso de  detección de casos en la zona o en el propio establecimiento, así  como las medidas preventivas específicas que deben establecerse  en caso de detectar síntomas compatibles. De forma voluntaria y en función de cómo evolucione la situación,  los clientes pueden disponer de información genérica sobre qué es  el coronavirus y cómo protegerse ante él. Se puede consultar en:

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCovChina/ciudadania.htm

Consultas médicas

Se debe disponer de los números de teléfono de  os centros de salud y emergencias y de médicos  y hospitales privados para solicitar asistencia o  nformación sanitaria ante cualquier cliente que  pueda estar enfermo. Si se tiene sospecha fundada  por sintomatología y procedencia) de que el cliente  pueda estar afectado de COVID-19, es conveniente, en  primer lugar, instar al cliente a que realice una consulta  médica. Y en caso de negarse, el establecimiento, a  través de la gerencia/dirección, ha de comunicarlo al  servicio sanitario para que puedan adoptar las medidas  preventivas que eviten el contagio. Como medida de precaución, las personas con síntomas  respiratorios deberían ser visitadas por el médico en  a propia habitación, evitando que sean atendidas en el  consultorio del hotel junto con otros clientes enfermos. Se deberá recomendar al cliente que se quede en  a habitación hasta la visita médica y se le facilitará  una mascarilla quirúrgica (si la hubiese) que deberá  levar puesta siempre que entre alguien más en la  habitación o que haya otra persona alojada con él. Los  servicios a realizar por el personal del establecimiento  en la habitación de ese cliente, como limpieza,  mantenimiento, room service, etc., se limitarán  al máximo. La entrada de personal deberá contar  siempre con la autorización expresa de la dirección  del establecimiento y se realizará extremando las  medidas de protección que establezcan los servicios  de prevención de riesgos laborales. Se ha de asegurar  que se dispone de cubos de basura con tapa al lado de  a puerta de salida de la habitación para desechar los  equipos de protección individual.

Disponibilidad de materiales

En la recepción se dispondrá de  gel o solución desinfectante si no  hay un baño cercano, pañuelos  desechables y cubos de basura  con tapa accionada con pedal. Se  desaconseja el abastecimiento de  mascarillas sin su prescripción por  parte de las autoridades sanitarias. El mostrador deberá limpiarse y  desinfectarse de forma frecuente evitando que haya excesivos elementos que puedan manipular  los clientes.

Medidas de  distanciamiento social y limpieza

Para evitar contagios del personal  de recepción se recomienda evitar  los abrazos, besos o estrechar  las manos con los clientes o con  otros empleados. También se  recomienda no compartir objetos  con clientes u otros empleados. Después del intercambio de  objetos entre cada clientetrabajador, (como por ejemplo  tarjetas de pago, billetes,  bolígrafos, etc.) se realizará una  desinfección de manos.

SERVICIOS TÉCNICOS Y DE MANTENIMIENTO

Lavavajillas

Se debe comprobar el  funcionamiento de todos los  lavavajillas, a fin de que sean correctas las temperaturas a  alcanzar (superior a 80ºC en el  aclarado) y la dosificación de  productos químicos.

Dispensadores

Se debe revisar al menos  diariamente el funcionamiento  de dispensadores de jabón,  gel desinfectante, papel  desechable, etc., procediendo  a reparar o sustituir aquellos  equipos que presenten averías.  Se recomienda disponer de un  registro de estas acciones.  También se debe vigilar el  funcionamiento y la limpieza  de sanitarios y grifos de aseos  comunes.

Aire acondicionado

Se recomienda mantener la  climatización en una temperatura  ambiente entre 23 – 26ºC, asegurando  una renovación del aire suficiente.  Se debe revisar el sistema de aire  acondicionado y especialmente la  limpieza de filtros.

Reparaciones en habitaciones con clientes potencialmente enfermos

Para acceder a habitaciones que  precisen de reparaciones con clientes  con síntomas compatibles con el  COVID-19 que deban permanecer en su  interior, el personal de mantenimiento  deberá protegerse con el equipo de  protección que establezca el servicio  de prevención, el cual se desechará a  la salida de la habitación. Además, se  deberá desinfectar las manos. El cliente  deberá llevar puesta la mascarilla  mientras el trabajador permanezca en  la habitación.

COMEDORES, BARES Y COCINAS

Desinfección de manos de clientes

El personal de servicio del  comedor deberá recomendar a los  clientes a desinfectar sus manos  con gel desinfectante a la entrada  y a la salida del comedor. En los accesos al bar y salones,  también se debe animar a su uso a  la entrada y a la salida.

Manipulación de alimentos

En los bufés, hay que cambiar  frecuentemente las pinzas, cucharones  y otros utensilios de servicio. Se debe  evitar la manipulación directa por parte  de los clientes de los alimentos y equipos,  facilitando el servicio a los clientes para  minimizar el autoservicio. Se sugiere dar  preferencia, según la calidad del servicio,  a los materiales y objetos desechables. Se  recomendará el uso de guantes.

Conductas del personal

El personal de servicio no deberá  usar mascarilla ni guantes  desechables de forma habitual,  salvo los indicados para prevenir  los riesgos laborales descritos  en la evaluación de riesgos  del puesto de trabajo. Deberá  mantener una adecuada higiene con lavado y desinfección  frecuente de manos. Para evitar contagios del personal, se recomienda evitar  los abrazos, besos o estrechar  las manos con los clientes o con otros empleados. También se  recomienda no compartir objetos con clientes u otros empleados. Si es posible, se aconseja  mantener una distancia de un metro ante cualquier cliente o  persona.

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/ saludPublica/ccayes/alertasActual/nCovChina/home.htm

Limpieza y desinfección de vajilla y salones

Hay que lavar y desinfectar toda la vajilla,  cubertería y cristalería en el lavavajillas, incluida  la que no se haya usado, pero haya podido estar  en contacto con las manos de los clientes. Los manteles y servilletas deben ser lavados de  forma industrial, aumentando la frecuencia del  cambio de manteles. En la medida de lo posible,  se utilizarán elementos descartables.  Hay que ventilar después de cada servicio los  salones y comedores abriendo las ventanas. Después de cada servicio, se deberá realizar  limpieza y desinfección de superficies, máquinas  dispensadoras, pomos de puertas, mostradores  de bufés, etc., y en general, cualquier superficie  que haya podido ser tocada con las manos  siguiendo los protocolos de limpieza establecidos       al efecto.

Disposición de los clientes

Se debe respetar al máximo las capacidades  previstas de cada sala, aconsejando una densidad  máxima de 4 personas por cada 10 metros  cuadrados. La disposición de las mesas debería ser de tal  forma que las distancias entre el respaldo de  silla a silla, de una mesa a otra sea superior a un  metro.

PERSONAL DE LIMPIEZA  Y CAMARERAS DE PISO

Programa de limpieza y desinfección

Hay que extremar las medidas establecidas en el programa de limpieza y desinfección, especialmente en las áreas comunes  (aseos, salones, zonas infantiles, etc.) manteniendo siempre una frecuencia  adecuada en los servicios de limpieza. Se recomienda una especial atención  a los objetos que se manipulan frecuentemente como manivelas, botones, pasamanos, ascensores, interruptores, etc. Hay que ventilar todas las habitaciones y  áreas comunes a diario.

Disponibilidad de materiales

En los carros de limpieza, se dispondrán de gel  o solución desinfectante para manos, pañuelos  y guantes desechables delantales y bolsas de  basura. En hostelería solo se le recomendará el uso  de mascarillas a las personas de servicio (limpiadoras, camareros, etc.) en el hipotético  caso que tuviesen que acceder a habitaciones  donde se encuentren presentes clientes  enfermos o en investigación, y serán en todo  caso los servicios de prevención de riesgos  laborales los que determinarán las medidas de protección individual a utilizar.

ÁREAS DE RECREO INFANTILES

Se mantendrá un programa de mayor frecuencia  de limpieza y desinfección de las zonas infantiles,  de los juegos, de las instalaciones, etc. Las personas responsables del cuidado de los  niños observarán una higiene personal elevada  con lavado y/o desinfección frecuente de manos.  No se recomienda el uso habitual de mascarillas o guantes desechables, salvo para las tareas que  requieran este tipo de protección.

ACTUACIONES  ANTE LA  DETECCIÓN DE  CASOS EN UN ALOJAMIENTO TURÍSTICO

Como se ha mencionado anteriormente, los protocolos de actuación ante la detección de una  persona diagnosticada de COVID-19 en un establecimiento y las posibles medidas de salud pública  subsecuentes serán determinadas por las autoridades sanitarias, y lógicamente deberá mostrarse  la máxima colaboración por parte de la gerencia/dirección en el cumplimiento de los protocolos  establecidos.

En el escenario epidemiológico actual, la situación más probable es que, ante la detección de un caso  confirmado de un cliente o un empleado en el establecimiento, se realoje al afectado en un centro  sanitario (o domiciliario para empleados, según criterio de las autoridades sanitarias). Las autoridades  de salud pública realizarán un análisis de la situación para la toma de decisiones sobre las actuaciones  necesarias para el control de la trasmisión de la infección. En este caso, se establecerán los protocolos  específicos para tal situación que las autoridades sanitarias determinen.

A continuación, se desarrollan una serie de recomendaciones en dos aspectos que siempre deben  tenerse presentes en este tipo de situaciones, como son los procedimientos de limpieza y la gestión  de la información. En todo caso, será necesario que estas recomendaciones sean compatibles en  todo momento con los protocolos oficiales que se determinen en cada situación y contarán con la  supervisión de los servicios de prevención.

PROCEDIMIENTO  DE LIMPIEZA DE UN  ESTABLECIMIENTO CON UN CASO CONFIRMADO

  • En primer lugar, deben revisarse  los programas de limpieza de todos  los espacios para asegurar que el  proceso de desinfección de superficies  potencialmente contaminadas (todo  lo que las personas tocan de forma  rutinaria: botones, pomos, puerta,  barandillas, mostradores, griferías, etc.)  se realiza de forma adecuada y con la  mayor frecuencia posible según los  medios disponibles.
  • Las mismas recomendaciones deben  aplicarse a la limpieza de habitaciones,  evitando en este caso posibles riesgos de  contaminación cruzada entre distintas  habitaciones por el uso de los mismos  materiales sin su previa desinfección.
  • Es conveniente ventilar/airear  espacios comunes y habitaciones lo  más posible.
  • También es recomendable en  as habitaciones disponer vasos  desechables para el aseo/enjuague  bucal y facilitar gel desinfectante.
  • En cuanto a las medidas de  protección individual, se recomienda  el uso de guantes desechables en  cada habitación y que el uniforme se  cambie/limpie a diario.

PROCEDIMIENTO  ESPECÍFICO DE LIMPIEZA  Y DESINFECCIÓN DE UNA HABITACIÓN EN LA QUE  HAYA ESTADO O ESTÁ  ALOJADA UNA PERSONA INFECTADA DE COVID-19

Se debería restringir al máximo el personal no sanitario que entra en la  habitación de un cliente aislado.  

Dado que el personal del establecimiento no es personal sanitario, y  acceder a zonas donde pueda estar confinada una persona afectada puede  vulnerar su derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y  salud, se debería valorar previamente por el servicio de prevención.

Basándose en las recomendaciones de la OMS en un documento de orientación provisional (febrero 2020) sobre “Atención en el domicilio de pacientes presuntamente infectados de COVID-19, con síntomas leves”, y siempre y cuando no se establezcan otras normas por parte de las autoridades sanitarias, se pueden tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Todo el personal del hotel  que tenga que acceder a  la habitación cuando esté  presente el cliente enfermo  (camareras de piso,  camareros de comedor,  etc.) deberá llevar el  equipo de protección que  designen los servicios de  riesgos laborales y lavarse  o desinfectarse las manos  cuando haya salido y,  si es posible, mantener  una distancia de uno/dos  metros del cliente.
  • La camarera se pondrá un  delantal o bata apropiado,  mejor desechable, y guantes antes de entrar en  la habitación. No se debe  entrar el carro de limpieza en la habitación.
  • Retirar ropa de cama y las  toallas y ponerlas en una  bolsa separada del resto  (se recomienda disponer  de bolsas amarillas / rojas)  hasta el momento de  avarlas, advirtiendo de ello  al personal de lavandería  para su manipulación  higiénica (no sacudir la ropa  sucia y evitar el contacto  directo de la piel). Y lavar  a máquina a 60º-90ºC con  detergente ordinario.
  • No se requiere un  tratamiento especial para la ropa utilizada por el cliente  y tampoco es necesario una vajilla desechable, salvo  las medidas de protección indicadas anteriormente.
  • El material desechable  utilizado por la persona  enferma (pañuelos,  mascarillas, vasos, etc.)  se eliminará mediante su  introducción en una bolsa  de plástico que cierre  herméticamente y se  desechará junto a la basura  normal.
  • Cuando el cliente enfermo  abandone definitivamente  la habitación, hay que  retirar y sustituir todas  las facilidades de aseo  (amenities, rollos de papel  higiénico, bolsas de aseo,  etc.) y desecharlas.
  • Hacer una limpieza  adecuada y una  desinfección posterior con solución recién preparada  de hipoclorito sódico en  una concentración de  1/1000 (25 c.c. de lejía  en un litro de agua), o  cualquier otro producto  químico válido para esta tarea. Use siempre papel  desechable para hacer la  limpieza.
  • Tener un esmero especial  en la limpieza de sanitarios  y de superficies de  contacto como manivelas,  interruptores, teléfonos,  mando de control de  televisión o del aire  acondicionado, mesitas,  etc.
  • De forma genérica, no es  necesario recurrir a una  desinfección química por  una empresa autorizada de  control de plagas.

POLÍTICA DE COMUNICACIÓN Y FLUJOS DE INFORMACIÓN

Ante cualquier situación que afecte al establecimiento en el contexto  de la actual situación epidémica por coronavirus COVID-19, debe  definirse, a través del comité de crisis, una política clara y coordinada  de información a los diferentes estamentos implicados, así como  un portavoz único para cada estamento: medios de comunicación y  sociales, autoridades sanitarias, clientes, agencias y empleados.

Comunicación a clientes

La información a los clientes la deben hacer las autoridades  sanitarias, de forma consensuada con la dirección del hotel y los  turoperadores si fuese necesario.

Medios de comunicación / Redes sociales

Esta información a los  medios debe realizarse  prioritariamente a través de  los canales de las autoridades  sanitarias, procurando que  sea consensuada con el establecimiento. Tiene que  haber un solo portavoz del  establecimiento que se dirija a los medios de comunicación  evitando que haya varias  personas informado de la situación y aportando sus  opiniones personales.

De forma esquemática y acorde con la Organización Mundial  de la Salud, se establecen los  siguientes criterios:

  1. Generar confianza  como base para una  comunicación efectiva. El objetivo más importante  es crear, mantener o  restablecer la confianza  de la población en los responsables que  gestiona la crisis y emitan  información. Esta confianza  permite que el público crea  que las autoridades están  actuando para salvaguardar  la salud, influyendo  en el cumplimiento de  las medidas de control  recomendadas y, por  lo tanto, acelerando la  contención del brote.
  2. Comunicar desde el  principio. El anuncio  temprano de un brote  es la mejor estrategia y  contribuye a la contención  en una situación donde  cada día cuenta. Anunciar  tardíamente crea la  impresión de que se oculta  la información y que se está  más preocupado acerca de  prevención de la ansiedad pública y de la pérdida de ingresos procedentes del  comercio y el turismo que de la protección de la salud  pública.
  3. caracterizar la relación  entre los gestores del  brote y la población.  Puede definirse como una  comunicación que es fácil  de entender, completa y  exacta. En general, una  mayor transparencia  provoca mayor confianza.  La transparencia también  tiene límites, como son los  datos confidenciales de  pacientes o empresas, que  no se harán públicos por  razones éticas y legales.
  4. Respetar la preocupación  de la población, que tiene  derecho a informarse  sobre aquello que afecta  a su salud y la salud de sus familias. Hoy en día,  la comunicación eficaz de  riesgos se considera como  un diálogo entre expertos  técnicos y el público. La  comunicación de un brote  funciona mejor cuando se  consideran las opiniones  de todos los sectores  implicados.
  5. La planificación de la  información debe ser  parte importante de  la gestión del brote  desde el principio. En  las condiciones de una emergencia, la información  no se debe decidir en  el último minuto; una comunicación de un brote  que no se ha previsto de  antemano muchas veces está condenada al fracaso.

OTRAS INFORMACIONES

ANTECEDENTES

El 31 de diciembre de 2019,  la Comisión Municipal de  Salud y Sanidad de Wuhan (provincia de Hubei, China)  informó sobre un grupo  de 27 casos de neumonía  de etiología desconocida,  incluyendo siete casos graves,  con una exposición común a un mercado mayorista de marisco,  pescado y animales vivos en  la ciudad de Wuhan. El inicio  de los síntomas del primer  caso fue el 8 de diciembre  de 2019: fiebre, tos seca, disnea y hallazgos radiológicos  de infiltrados pulmonares bilaterales.  

El 7 de enero de 2020, las  autoridades chinas identificaron  como agente causante del brote un nuevo tipo de virus de  la familia Coronaviridae (que ha  sido denominado como nuevo  coronavirus, 2019 (n-CoV),  cuya secuencia genética fue compartida por las autoridades  chinas el 12 de enero.  

El Comité de Emergencias  del Reglamento Sanitario  Internacional (RSI, 2005) ha declarado el actual brote de  nuevo coronavirus como una  Emergencia de Salud Pública  de Importancia Internacional  (ESPII) en su reunión del  30 de enero de 2020. La  OMS ha denominado a esta  nueva enfermedad COVID-19  (enfermedad infecciosa por  coronavirus -19).

Según los datos actuales se  calcula que el período de  incubación de COVID-19 es de  2 a 12 días, y el 50% comienza  con síntomas a los 5 días de la transmisión. Por analogía con  otros coronavirus se estima  que este periodo podría ser de  hasta 14 días.

En cuanto a la coordinación con  organismos internacionales:  España está realizando actuaciones en la línea  propuesta por la OMS desde  el pasado 7 de diciembre de 2019. El Ministerio de Sanidad  se encuentra en permanente  contacto con la Organización  Mundial de la Salud (OMS), así  como con el Centro de Control de Enfermedades Europeo  y Comisión Europea (ECDC),  para evaluar los riesgos de la situación y coordinar las  medidas de respuesta.

SITUACIÓN ACTUAL: ASPECTOS GENERALES

Como pauta general, no se está recomendando ni  por parte de las organizaciones internacionales ni por  parte del Ministerio de Sanidad aplicar cuarentena  a las personas que regresan de zonas de riesgo, ni  se están llevando a cabo medidas extraordinarias de  control en los puntos de entrada de nuestro país.

Identificación de los posibles casos

Acuda siempre a la última definición de caso  proporcionada por el Ministerio de Sanidad  en “Procedimiento de actuación frente a enfermedad por SARS-CoV-2 (COVID-19)” en :

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ ccayes/alertasActual/nCov-China/ciudadania.htm

Fuente de infección

El Ministerio de Sanidad, en  su informe técnico del 10 de  febrero, diagnostica que la fuente primaria más probable  de la enfermedad producida  por el 2019-nCoV es de origen  animal. Dada la prevalencia y la amplia  distribución de los coronavirus  en distintas especies animales,  su amplia diversidad genética  y la frecuente recombinación  de sus genomas es esperable  que se detecten nuevos  coronavirus en casos humanos,  especialmente en contextos y  situaciones donde el contacto  con los animales es estrecho

Transmisión entre humanos

La vía de transmisión entre  humanos se considera similar al  descrito para otros coronavirus  a través de las secreciones  de personas infectadas,  principalmente por contacto  directo con gotas respiratorias  de más de 5 micras (capaces  de transmitirse a distancias de  hasta 2 metros) y las manos o  los objetos contaminados con  estas secreciones seguido del  contacto con la mucosa de la  boca, nariz u ojos. La transmisión aérea por núcleo  de gotitas o aerosoles (capaz  de transmitirse a una distancia  de más de 2 metros) no ha sido  demostrada. La transmisión  a través de las heces es otra  hipótesis para la cual no existe  evidencia en esta epidemia  hasta la fecha.  Hasta el momento no se han  propuesto hipótesis sobre otros  mecanismos de transmisión.

Incubación

Según los datos preliminares,  el período de incubación más  frecuente se ha estimado entre  4 y 7 días con un promedio de  5 días, habiéndose producido un 95% de los casos a los  12,5 días desde la exposición (12). Sin embargo, en base  al conocimiento de otros  Betacoronavirus, MERS-CoV y  SARSCoV, y con los datos de los  casos detectados en Europa en  este brote, se considera que  podría ser desde los 2 hasta los  14 días. Para todas las enfermedades  de transmisión respiratoria,  se recomienda a las personas  que desarrollen síntomas  respiratorios adoptar medidas  de higiene habituales, como  cubrirse nariz y boca al toser o estornudar, usar pañuelos de  papel desechables y realizar un  frecuente lavado de manos.

Gravedad y letalidad

Hasta la fecha, la proporción de defunciones entre los casos  confirmados ha variado entre un 3%-2% y ha ido descendiendo  durante el trascurso del brote. Sin embargo, ya que las defunciones  se producen al cabo de varios días desde la notificación y los casos  nuevos se actualizan cada día, estos cálculos deben interpretarse  de manera cautelosa.  Lo que se debe conocer sobre el coronavirus se recoge en esta  infografía elaborada por el Ministerio de Sanidad: