Por: Estefanía Benavides y Verónica Villota

En el año 2017 Corponariño estableció la prohibición de la producción, venta y comercialización del carbón vegetal a partir de la tala de árboles de bosque nativo debido a la gran afectación que estas prácticas representan para los ecosistemas

El carbón a partir del desecho de plátano es una nueva alternativa de combustible para el asado de alimentos con un menor impacto ambiental

En consecuencia, sustituir el carbón vegetal convencional extraído a partir de la madera ocupa el trabajo de investigadores nariñenses. Los esfuerzos a este respecto, hoy dan como resultado las briquetas de carbón vegetal elaboradas a partir de aserrín, cáscara y vástago de plátano.

Esta es una nueva alternativa de combustible para el asado de alimentos con un menor impacto ambiental. Las materias primas utilizadas para la fabricación de este carbón vegetal, no son aprovechadas y a su vez influyen en el deterioro ambiental.

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible en su resolución No. 0753 del 09 de mayo de 2018, permite el uso de restos de biomasa, raleo de especies frutales, y residuos que resulten de la transformación de productos maderables o de aprovechamientos forestales como el aserrín, cáscara y vástago de plátano, justamente los utilizados para esta investigación de la elaboración de briquetas de carbón     vegetal alternativo.

Este biocombustible, además de sustituir parte del consumo de los combustibles fósiles tradicionales, tiene la ventaja de ser de bajo impacto en el deterioro ambiental, debido a que emite 50 veces menos gases de efecto invernadero en comparación con el carbón negro, y 30 veces menos frente al gas natural. una gran esperanza para     nuestra salud.