El papel de hombres y mujeres tiene igual importancia en el progreso de los países, la historia lo demuestra con suficientes pruebas. Muchos de los aportes del género femenino a la ciencia, la política y las artes permanecieron ocultos u opacados por décadas, surgiendo poco a poco gracias al empeño de personas que quisieron           hacerles justicia.

En redes circula esta imagen en apoyo a la labor de la mujer campesina. 

Así como la contribución de las mujeres ha sido fundamental en las áreas científicas y de investigación, también lo ha sido en otras que, aunque con poco reconocimiento, resultan más que importantes, vitales: trabajar la tierra, cultivar, y conservar las tradiciones y la cultura del campo con elaboraciones artesanales.

En el ámbito de los cultivos las mujeres campesinas son quienes tienen una doble carga, porque además de trabajar hombro a hombro con los hombres en las labores de arado, recolección de cosechas, eliminación de plagas, cuidado de animales, riego, y otras, son ellas quienes deben velar por los oficios propios de una vivienda: preparación de alimentos, limpieza, y un largo etc., al que se debe sumar el embarazo y cuidado de los hijos. Hoy en día la mujer rural nariñense tiene más herramientas para ser autónoma, para ser empresaria, emprendedora y lideresa, capaz y orgullosa de su labor en favor en la familia y en el campo.

Las mujeres artesanas por su parte, son quienes, con la transmisión de sus saberes, salvan del olvido y la extinción artes ancestrales como el tejido en guanga, el aprovechamiento del fique, y otros que constituyen la identidad del territorio,               su valor cultural.

Voces de Nariño, haciendo honor a su nombre, se ha dado un espacio para dar voz y resaltar esas labores tan importantes, y además para que ellas tengan mayor difusión de su trabajo y puedan ofrecer sus productos. Igualmente se resalta la labor de instituciones como ONU Mujeres que nacen para alcanzar la igualdad de género, y de mujeres que, gracias a su empeño por surgir en el campo de la política, hoy representan y luchan por mejorar la realidad de niñas y mujeres del territorio y el empoderamiento femenino.