Los cambios son necesarios para mejorar. A veces son el resultado de  un minucioso plan que hacemos de  acuerdo a nuestros intereses, los ejecutamos para llegar al cumplimiento de una  meta. En otras muchas ocasiones, nos vemos de golpe obligados a eliminar cosas  de nuestra rutina, de nuestra vida. El mundo entero fue sorprendido por un virus que  obligó a drásticas modificaciones de un día  para otro, cambió incluso la manera como  percibíamos el mismo mundo. Como en la teoría del efecto mariposa, el  cambio en la molécula de una enfermedad,  marcó el devenir en la historia de la humanidad: un antes y un después del 2020.  Las dificultades conllevan a nuevas  oportunidades, es lo que se conoce como  la resiliencia, definida por Edith Grotberg  como la capacidad del ser humano para  hacer frente a las adversidades de la vida,  superarlas y ser transformado positivamente por ellas.

Por eso, en esta edición especial hemos dedicado nuestras páginas a todas las iniciativas  de nariñenses y colombianos que encontraron  en la crisis una posibilidad para evolucionar.  Destacamos los desarrollos científicos con los  que investigadores colombianos aportan para  afrontar la pandemia, también a los emprendedores que trasladaron sus negocios al espacio  virtual, o que brindan soluciones a necesidades  surgidas del confinamiento. La zona del Pacífico nariñense también ocupa un lugar especial en esta entrega. Nuestros  colaboradores nos cuentan qué medidas están  tomando las autoridades, entidades y comunidad de esta zona para salir vencedores en esta  batalla a través de la unión.  Respecto a otra pandemia, la de la violencia  de género, quisimos ir más allá de la denuncia, y hacer un llamado de atención para que  entendamos que al igual que con el Covid-19,  solo a través de la solidaridad, de la equidad y  del aporte individual a la lucha común, podemos eliminar este flagelo.

Voces de Nariño también se adaptó a las  nuevas circunstancias y evoluciona: a partir  de este número somos una publicación totalmente digital e interactiva, cuya filosofía  seguirá siendo la de promover una comunicación al servicio de la construcción de un  mundo mejor, donde la paz, el respeto, la  solidaridad y el trabajo cooperativo, sean el  común denominador. Así mismo, por primera vez una mujer, asume la dirección, hecho  que da una visión renovada y oportuna a temas trascendentales en el contexto regional  y global. Ustedes, nuestros lectores, son la  razón y motivación que nos lleva a mejorar  edición tras edición, y en este momento en  que la distancia física aumenta, estamos seguros que los lazos invisibles se han estrechado, las voces se hacen sentir ahora con  más fuerza, es una nueva era para todos,  una nueva era para las Voces de Nariño.