Por: Dr. Óscar Mosquera Daza

La Fundación Hospital  San Pedro recibió una  gran noticia: obtuvo  el reconocimiento por  parte de ICONTEC de la  Acreditación en Salud

Con este logro, este hospital  orgullosamente nariñense  pasó a ser parte de esa élite de instituciones prestadoras de  servicios de salud de Colombia que  han logrado este reconocimiento. Esto es el resultado de un proceso que inició hace más de diez  años, cuando las directivas del  hospital, buscando superar las dificultades que el sistema de salud  colombiano presentaba en la prestación de servicios; proyectaron un  plan de trabajo enfocado a lograr  confianza y seguridad de los pacientes hacia el hospital. Se plantearon tres frentes: un portafolio  amplio e integral, estabilidad laboral para los trabajadores, y espacios físicos dignos y seguros.

Todo se fue dando de manera  progresiva y responsable: los salarios dignos y pagos oportunos para  los trabajadores fue un propósito  alcanzado en 2007, cuando todo el personal se trasladó a contratos  laborales bajo la normatividad correspondiente.

El paso siguiente fue el cambio  y mejoramiento en la infraestructura hospitalaria con instalaciones  modernas, cómodas y seguras,  con amplias zonas verdes, respetando el medio ambiente. También  se llevó a cabo una renovación tecnológica a gran escala, se modernizaron todos los centros de datos y  redes tecnológicas, y se fortaleció  el portafolio de servicios.

El empeño para trabajar en el  SER conllevó a generar tratos con  calidad, calidez y humanismo hacia  usuarios y familiares. Hacia el año  2014 la junta directiva y la gerencia  de aquel entonces, se comprometieron de manera oficial a través de  una resolución, a postular al hospital ante ICONTEC para la consecución de la Acreditación en Salud.

Fueron varias autoevaluaciones  enfrentadas con los estándares propuestos y las oportunidades  de mejora evidenciadas en las diferentes auditorías, innumerables reuniones, innovación y acciones  para lograr la percepción de satisfacción de los usuarios. El resultado de este maratónico esfuerzo de  más de una década fue recibir el pasado 20 de mayo la llamada tan  esperada: la Fundación Hospital  San Pedro se convirtió en una institución acreditada, lo que significa  un estímulo y reconocimiento al trabajo realizado por todas y cada una  de las personas que hacen parte  de ella y que ven en los usuarios el  centro y razón de su quehacer.

Los pastusos, y en  general todos los  nariñenses, debemos  sentirnos orgullosos  de quiénes somos:  una raza inteligente,  innovadora y bravía

El agradecimiento también va  para quienes apoyaron la consecución de este propósito: a los usuarios, a Monseñor Julio Enrique Prado -quien brindó confianza e iluminó  con sus consejos la toma de decisiones-, a las juntas directivas con  las que inició este gran proyecto y se  logró culminar de la mejor manera. A  la Dra Enma Guerra Nieto -gerente  en ese entonces-, quien proyectó de  manera estratégica el hospital que  tenemos hoy en día, al equipo directivo -que nunca desfalleció y entregó  gran parte de su vida para alcanzarlo-, al gran compañero y amigo, el  Dr. Héctor Argoty Mejía (Q.E.P.D.),  quien se desempeñó como Subgerente de Prestación de Servicios en  sus últimos días de vida, y con quien  se inició este sueño hace 10 años.

A todos los trabajadores, que son la  fuerza que impulsa esta locomotora. Los pastusos, y en general todos  los nariñenses, debemos sentirnos  orgullosos de quiénes somos: una  raza inteligente, innovadora y bravía  que no teme enfrentarse a grandes  retos. Somos el departamento con  más IPS acreditadas en salud en  todo Colombia -sumando hasta el  momento un total de cuatro-, hecho  que se puede enmarcar en una frase  que grandes autoridades en salud  del país manifestaron en algún oportunidad y la cual reza, “El norte de la  salud, está en el sur de Colombia”.

El gran esfuerzo que el Hospital  San Pedro viene realizando para  enfrentar la actual emergencia sanitaria, es muestra de la capacidad  de la institución para ajustar y reorganizar todos sus procesos en procura de brindar atención adecuada  a los pacientes infectados por el  virus. Una de estas acciones consistió en ampliar la capacidad en  Unidades de Cuidados Intensivos  (UCI) con el apoyo del IDSN y del Ministerio de Salud.

Otro importante aporte es la participación del Hospital en la realización de pruebas moleculares para  la detección del virus, y a partir del  primero de junio, en el procesamiento de estas muestras en convenio con la ESE Pasto Salud, cuya  gerente, la Dra. Ana Belén Arteaga, hizo entrega de un equipo que  procesa este tipo de muestras para  que fuera ubicado en el laboratorio  clínico de alta complejidad, y al cual  se le realizaron algunas adecuaciones con una inversión cercana a los  250 millones de pesos. Este hecho,  permite oportunidad en la entrega  de resultados de las pruebas, lo que conllevará a la toma de medidas apropiadas y en mejores condiciones de tiempo.