Desde comienzos de los años 90 el mercado mundial del café comenzó a dar un giro hacia la especialización de los mercados en la oferta y el consumo, se inicia el sustancial cambio en los centros de consumo más grandes, Estados Unidos y Europa. Ello ha empujado hacia un mercado de altas calidades de los mismos y obliga a los caficultores a mejorar cada día más el conjunto de técnicas de producción y                pos cosecha.

Éste fenómeno se ve rodeado de procesos y tendencias productivas que son más coherentes, respetuosas y amigables con el medio ambiente, además de ser manejados bajo procesos de producción sostenible que permitan a los productores garantizar la calidad e inocuidad del producto.

En caso del departamento de Nariño, el modelo de producción cafetera está basado en unidades de producción pequeñas (parcelas que en promedio oscilan entre 0,50 y 0,75 de hectárea por productor), permitiendo que aquellos puedan implementar modelos de producción coherentes con uso y aprovechamiento adecuado de entorno ambiental.

En la zona norte del departamento la alianza conformada por La Agencia de Desarrollo Local de Nariño- ADEL, Agdi/Voca, La Fundación Ford, El Sena, Contactar, Fundación Social y organizaciones como Asprocap, Asprounión y Minga de Sueños, realizan un trabajo de fortalecimiento de la producción de café, de los pequeños productores, éste trabajo está orientado al mejoramiento “Buenas Prácticas Agrícolas - BPA” y de tras-fondo, avanzar hacia el mejoramiento de la calidad de vida de las familias campesinas de la subregión Norte de Nariño.

Las BPA se desarrollan con pequeños productores vinculados a organizaciones de base. Las normas de producción BPA pretenden implementar sistemas únicos y estandarizado para el tratamiento y manejo de los productos desde su producción hasta el consumidor, que permita ofrecer productos de avanzada calidad y producidos en condiciones favorables para el entorno ambiente. El protocolo de las BPA marca una estructura para la producción de café, definiendo los elementos esenciales y desarrollando las mejores prácticas para la producción global de productos agrícolas. Además, define los estándares mínimos aceptables que deben cumplir los productores para ingresar al mercado cada día más exigente.

Simultáneamente con los procesos de BPA se avanza en procesos de certificación en comercio justo – Flo Cert., que implica adicionalmente la Implementación de un centro de documentación. El diseño e implementación de protocolos para trazabilidad de café, capacitación de 200 productores en principios básicos, deberes, derechos, ventajas y limitaciones de la certificación, y pre-auditorías de certificación. Serán cerca 330 los productores que se van a certificar a través de éste proceso.