Los campesinos asociados ¡Sí podemos trabajar en equipo!

Equipo Asprounión somos sentimiento colectivo de cambio y progreso. 

Juan Solarte Obando, es el nombre de la vereda del municipio de La Unión, donde hace 17 años nació la Asociación de Productores Agropecuarios de La Unión, Nariño, Asprounión, una asociación sin ánimo de lucro conformada
inicialmente por 112 asociados con pequeñas parcelas de café de alta calidad.

La creación de esta organización se dio gracias al análisis y reflexión de un grupo
de mujeres y hombres caficultores que vieron la necesidad de unirse y trabajar
en equipo para fortalecer su labor en la cadena de valor del café, tal como lo dio a
conocer Henry Tulcán, uno de los fundadores de este gran proyecto. “ Como seres humanos nos sentíamos aislados, y toda persona necesita sentirse importante, ante su pareja, ante el sistema, ante su familia; el sistema nos decía: produzcan café y nada más ”, manifestó Paulino Díaz Ortega, primer presidente de la Junta Directiva de Asprounión.

Este sentimiento colectivo generó un despertar hacia la inclusión dentro del
gremio; gracias a su fuerte organización iniciaron un proceso social y político para
mantenerse con su ideal, generando un movimiento que les permitió los primeros
acercamientos con el Gobierno Municipal, Departamental, Nacional y con la Federación Nacional de Cafeteros.

En el 2003 se logró el reconocimiento como agremiación y consiguieron recursos del Fondo Nacional del Café, algo sin precedentes para Asprounión, toda vez que ese año lograron comercializar más de un millón de kilos de Café Pergamino Seco. En equipo, cumplieron su primer objetivo, que el gremio los incluya.

Quedaba claro el mensaje al caficultor de la región: con cohesión y conciencia de bienestar colectivo, sí se puede trabajar. Iniciaba ASPROUNIÓN el camino de aprender a comprar, vender, y comercializar café como organización, algo que
antes desconocían.

Luis Carlos Burbano Gómez, actual gerente de la asociación, quien es hijo
de campesinos caficultores, finalizó sus estudios de Ingeniería Agrícola en la Universidad del Valle en 1999; sus años de estudio y trabajo en el Valle del Cauca le
permitieron conocer de cerca el desarrollo empresarial de este departamento, que al
compararlo con Nariño, y en particular con La Unión, pudo evidenciar que el primero tenía diferentes tipos de fábricas, mientras que en La Unión se carecía de emprendimientos con proyección empresarial.

Al regresar a su tierra natal, escuchó en la radio y pudo conocer acerca de Asprounión, motivándose a ingresar a esta organización como asociado, convencido del potencial de la región, del café y de la organización, ayudando a construir el horizonte de la asociación.

Sus inicios no fueron fáciles, en el 2004 la asociación estuvo a punto de cerrar, los
problemas financieros fueron delicados, pero la fuerte organización y la visión de equipo que tenían permitió que el proceso continuara gracias a la consecución de
alianzas estratégicas con otras instituciones y entidades, pero sobre todo al apoyo
incondicional de su base social: los asociados.

Fue así como, se fortalece con las dificultades e inicia a construir su propio
camino con la convicción que el desarrollo del territorio está en manos de sus habitantes. Desde la Sierra Nevada de Santa Marta en el norte de Colombia, hasta Perú al sur del continente, han venido a conocer de cerca el trabajo de Asprounión como referente de un modelo de negocio socialmente incluyente, ambiental y económicamente sostenible.

Básicamente mi papel es seguir la directriz de la organización en torno al empoderamiento de la cadena de valor del café y dar respuesta a los mercados especializados de café de alta calidad. Todo esto se hace con los asociados, hijos e hijas y nietos de asociados que se capacitan para conformar un equipo profesional
de la misma organización, generando empoderamiento, desarrollo y una inclusión generacional en nuevas aéreas de trabajo.
” aseveró Burbano Gómez, quien
también es socio caficultor.