Por: Adriana Patricia Camayo Otero

El Proyecto “Fortalecimiento de organizaciones de base comunitaria y redes agroecológicas en el suroccidente colombiano ECOPAZ” dedica su trabajo a la construcción de paz y gobernanza de territorios rurales indígenas, campesinos y afrodescendientes del suroccidente colombiano

Al frente de este proyecto está el Movimiento Agroecológico Latinoamericano (MAELA) Suroccidente, cuya misión es la gestión territorial intercultural y el bienvivir de organizaciones agroecológicas de indígenas, campesinos y afrodescendientes en los departamentos de Cauca y Nariño, y lo hace a través de 41 organizaciones de base distribuidas en 24 municipios de estos dos departamentos.

La Unión Europea apoya este esfuerzo, cuya coordinación está a cargo de Agrónomos y Veterinarios sin Fronteras junto con la Fundación Colombia Nuestra (FCN), la Asociación para el Desarrollo Campesino (ADC), y las organizaciones asociadas: Fundación para la Comunicación Popular (FUNCOP) en el Cauca, y por Nariño la Fundación del Suroccidente y Macizo Colombiano (Fundesuma), la Asociación de Cabildos y/o Autoridades tradicionales del Nudo de los Pastos "Shaquiñan" y la Gobernación de Nariño, a través de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Desde el 2018 (año en el que empezó su labor) Ecopaz ha gestionado la creación de las escuelas de Gestión Territorial y Agroecología, en las que a lo largo de estos tres años de trabajo, alrededor de 175 personas de Cauca y Nariño han encontrado el lugar ideal para llevar a cabo el intercambio de experiencias y conocimientos que conlleva al necesario enriquecimiento de saberes propios del agro, esta vez con un               enfoque ecológico.

Son variadas las actividades que se han realizado en la búsqueda del objetivo de construir paz y gobernanza: visitas itinerantes entre las organizaciones participantes del proyecto, dos asambleas de Maela Suroccidente, dos giras entre los participantes de las escuelas (una al norte del Valle y el Oriente Antioqueño y otra al vecino país de Ecuador), un evento de lanzamiento del proyecto en Popayán, dos seminarios de agroecología, y tres Comités de Orientación con representantes de las organizaciones que participan del proyecto, son algunas de ellas.

Todas las herramientas posibles han sido aprovechadas para apoyar las iniciativas de las organizaciones de base, como por ejemplo la apertura de un fondo de apoyo, el levantamiento de la herramienta ICO (Índice de capacidades organizativas), el fortalecimiento de alianzas estratégicas entre organizaciones y redes, procesos de gestión con autoridades locales e instituciones públicas y privadas, e incluso un concurso de vídeo denominado “Cuéntanos tu historia agroecológica”, donde participantes del proyecto como don Manuel Revelo, comparten sus vivencias, y relatan cómo el proyecto Ecopaz “fortalece la producción agroecológica, en la que ocupa un lugar importante la recuperación de suelos, semillas y selvas vivas afectados por el uso de químicos, utilizando microorganismos y abono orgánico”.

El fondo ha permitido la construcción de biofábricas en la zona centro del Cauca, el montaje de beneficiaderos, la compra de especies menores (así como la adecuación de los sitios para su tenencia), el montaje y adecuación de huertas urbanas, escolares y caseras. Todas estas tareas están enfocadas a promover prácticas agroecológicas para la producción, transformación y consumo, y además a fortalecer unidades productivas que permitan la sostenibilidad de las organizaciones y las familias asociadas a ellas.

El Proyecto Ecopaz Maela también trabaja para incidir en las políticas públicas locales y departamentales a través de la construcción conjunta entre organizaciones, redes e instituciones públicas y privadas; para crear acuerdos municipales y ordenanzas que propendan por la defensa del agua y la soberanía alimentaria, lo que implica producción limpia sin uso de agrotóxicos, en armonía con la naturaleza, y el fomento del consumo responsable.