El maestro Leonard Zarama lleva 33 años participando en el Carnaval de Negros y Blancos. En su taller ubicado en el barrio Maridíaz, construyó junto con su equipo de trabajo, la mayoría familiares, la carroza que ocupó el segundo puesto el día del Desfile Magno. La carroza fue un homenaje a las comunidades indígenas de América.

La carroza se titula “Abya Yala”, término que traduce “América” y que fue adoptado por todos los pueblos indígenas de la región andina, como explica el maestro Zarama, quien añade que “el sentido del trabajo de este año es rendirle un homenaje a todas las comunidades indígenas del continente, comunidades que no conocen fronteras y que se encuentran desde la Patagonia argentina hasta el norte de México”. En este homenaje, la carroza se centra en las culturas indígenas de países como Bolivia, Perú y Ecuador, por esa razón, la figura principal es una niña indígena —una guagua—, la cual tiene una mazorca en la mano, y que representa el cuidado y la fertilidad de la tierra. Además, la niña está arropada por el Whipala, la bandera de siete colores que representa hoy a los indígenas de la cordillera de los Andes, el cual, en la carroza, se adentra en la tierra y sale transformado en un arcoíris.

Cuando el maestro Zarama habla de los indígenas lo hace con mucho respeto;dice que admira de los indígenas la gratitud con la Pachamama por los alimentos que reciben y también su lucha por preservar tradiciones y lenguas. La carroza ‘Abya Yala’, de este modo, agradece, homenajea y reivindica las culturas aborígenes del                continente americano.